Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Lunes a las 19:05
Autonomías > País Vasco

Osakidetza avanza firme en la creación de unidades de gestión clínica

Salud plantea la creación de organizaciones autónomas, vinculadas por contratos de objetivos a las distintas gerencias

Íñigo Garduño (segundo por la derecha), secretario general de la Federaciñon de Sanidad de CCOO Euskadi.
Osakidetza avanza firme en la creación de unidades de gestión clínica
Redacción
Viernes, 15 de julio de 2016, a las 14:40
Completada la implantación en el mapa sanitario vasco de las organizaciones sanitarias integradas (OSI) que unifican Atención Primaria y Especializada, Osakidetza prepara un segundo cambio de calado. La implantación de las unidades de gestión clínica (UGC) fue una de las principales novedades presentadas por el Servicio Vasco de Salud en la última reunión de la Mesa Sectorial de la Sanidad, en la que la parte sindical expresó considerables reservas.

Los representantes del Departamento de Salud acudieron a esa reunión con un documento: el proyecto de Decreto que regula la ordenación de la estructura de las OSI y el régimen de ordenación y funcionamiento de las UGC. La mayor parte de los sindicatos lo recibieron con frialdad. Los sindicatos LAB y CCOO -mayoritarios entre el personal sanitario- critican tanto el fondo de estas nuevas UGC, como la manera en la que han sido presentadas.

El nuevo decreto prevé la creación de UGC “allá donde se considere necesario”. Éstas unificarán a grupos de personas tecnologías e infraestructuras bajo un contrato de gestión clínica que se realizará con la gerencia del centro. El Departamento de Salud transfiere a las UGC unos presupuestos a cambio del logro de objetivos. Estas UGC serían unidades autónomas dentro de Osakidetza y funcionarían como organizaciones de servicio con entidad jurídica propia, según consta en el documento.

Íñigo Garduño, secretario general de la Federación de Sanidad de CCOO de Euskadi, se muestra preocupado ya que, “tal y como se plantean, se pueden utilizar para externalizar partes de la sanidad pública, en línea con las EBA catalanas”. El dirigente también critica que, tal y como están reguladas, dejan demasiado margen de actuación a su dirección, que es “casi plenipotenciaria”. A su juicio, “no se podrá controlar las jefaturas de sección de las UGC.

Osakidetza ha dado ahora tiempo a los sindicatos para presentar sus alegaciones al proyecto. Precisamente, este es otra de las razones de descontento sindical. “Hemos presentado nuestras críticas, pero no nos han dejado ningún margen para negociar antes”, explica el dirigente de CCOO. “El Departamento de Salud continúan en su línea de introducir cambios sin contar con la parte social”, concluye Garduño.