20 de abril de 2018 | Actualizado: Jueves a las 22:00
Autonomías > País Vasco

Jon Darpón presenta la Estrategia de Seguridad del Paciente 2017-2020

El abordaje de la desnutrición y la resistencia a antibióticos, novedades de la nueva estrategia

Jon Darpón, consejero de Salud del País Vasco.
Jon Darpón presenta la Estrategia de Seguridad del Paciente 2017-2020
Redacción
Lunes, 05 de marzo de 2018, a las 11:40
El consejero de Salud del País Vasco, Jon Darpón, ha presentado este lunes la Estrategia de Seguridad del Paciente 2017-2020. El objetivo de esta estrategia es garantizar la continuidad del conjunto de líneas de acción y de proyectos implantados en la estrategia anterior, pero incorporando el aprendizaje logrado en estos últimos años y asumiendo nuevos retos.

Entre las novedades de la nueva estrategia se encuentra el plan de acción frente a las resistencias a los antibióticos. Se plantea también la generalización de los Programas de Optimización en la Prescripción de Antibióticos (PROA), orientados a prescribir aquellos antibióticos estrictamente necesarios, evitando tratamientos superfluos e intentando seleccionar el más adecuado en cada caso.

También aparecen como novedad las buenas prácticas en los pacientes hospitalizados en riesgo de desnutrición. Hay determinados grupos de pacientes que por diferentes factores, que van desde la edad a determinadas patologías asociadas, son especialmente vulnerables ante un riesgo potencial de desnutrición. En Osakidetza, existen experiencias pioneras para prevenir este peligro. La intención ahora del Ejecutivo es generalizar esos proyectos alcanzando al conjunto de las personas hospitalizadas en Euskadi.

Atención a segundas y terceras víctimas

Asimismo, se incorpora un protocolo de gestión de los incidentes de seguridad. Esto último contempla el desarrollo, tanto cuantitativo como cualitativo, del sistema de notificación y aprendizaje en Seguridad del Paciente. Esto se va a enmarcar en un abordaje integral de la gestión de los incidentes de seguridad para garantizar el análisis y el aprendizaje a partir de la notificación no solo de los incidentes de Seguridad sin daño para el paciente, sino también a partir de los que sí lo ocasionan (los denominados eventos adversos).

En cuestión de atención a las segundas y terceras víctimas, se va a llevar a cabo un seguimiento de estrictas recomendaciones orientadas a la asistencia de estas personas. Además, se van a llevar a cabo actuaciones para garantizar la seguridad del paciente en los servicios de Urgencias. Los servicios de Urgencias constituyen un ámbito específico en el que la probabilidad de incidentes de seguridad es mayor. De ahí que se vaya a abordar esta problemática con un enfoque corporativo, siempre con la vista puesta en reforzar el nivel de seguridad de las personas que son atendidas en estas unidades.

La última novedad consiste en la introducción de buenas prácticas para la prevención de la incontinencia urinaria. El objetivo de esta línea es facilitar una adecuada valoración de la situación funcional de los pacientes, así como de las ayudas que pudieran precisar para orinar en el momento del ingreso. Con este punto de partida, se trataría  de evitar la incontinencia derivada del uso inadecuado de absorbentes durante la hospitalización.

Darpón ha señalado que se van a redoblar los esfuerzos para extender al mayor número de profesionales el curso básico online que ya ha realizado cerca de la mitad de la plantilla de Osakidetza, además de promover cursos específicos relativos a cada proyecto. Y es que, según ha subrayado, esta ambiciosa estrategia no podría desplegarse sin la colaboración e implicación activa de los profesionales, “los mismos que han convertido la anterior estrategia en exitosa y eficaz, y ahora lograrán con su esfuerzo seguir avanzando en la mejora continua y la reducción de riesgo de incidentes”.