Redacción Médica
20 de julio de 2018 | Actualizado: Jueves a las 19:00
Autonomías > Murcia

Un Plan Interno de Control vigilará los conciertos y derivaciones

Se quiere "evitar la disparidad de precios entre los centros del Servicio Murciano de Salud"

Encarna Guillén, consejera de Sanidad.
Un Plan Interno de Control vigilará los conciertos y derivaciones
Redacción
Viernes, 08 de abril de 2016, a las 10:00
La Consejería de Sanidad ha puesto en marcha un nuevo Plan de Control Interno del Servicio Murciano de Salud (SMS) con el que se prevé evitar, entre otras cuestiones, la disparidad de precios entre los distintos centros del SMS a la hora de establecer los conciertos.

La titular de Sanidad, Encarna Guillén, ha explicado en la Asamblea Regional que este plan, en el que se contemplan actuaciones de control de conciertos y derivaciones, lleva por objetivo optimizar las tareas y garantizar la solvencia del Servicio Murciano de Salud (SMS).

Concretamente, el plan, que se aprobó en febrero, pretende que una mayor planificación y control de los conciertos sanitarios. Para ello se calendarizarán las actuaciones de los contratos vencidos y se interpondrán medidas de control para "evitar la disparidad de precios entre los diferentes centros del Servicio Murciano de Salud y que no se lleven a cabo conciertos con precios diferentes según las distintas áreas".

Sobre las derivaciones, Guillén ha informado de que van a elaborar una herramienta de gestión para evaluar los servicios derivados y poder medir la necesidad de derivar. En ese sentido, se implementarán mecanismos internos que determinen el nivel de ocupación de los centros regionales y fijarán indicadores que evalúen si se cumplen con eficacia los objetivos fijados y conocer los costes medios que suponen esos conciertos y derivaciones.

Se crearán también comisiones de seguimiento que analizarán la actividad concertada y se pondrá en marcha una herramienta de gestión para evaluar los servicios derivados, la necesidad de derivar y una fórmula orientada a lograr la homogeneización de este procedimiento en todas las Áreas de Salud.

El Plan de Control también llegará a la facturación, que tendrá un protocolo de coordinación entre el departamento de facturación a terceros y los responsables de asistencia sanitaria para establecer "un flujo constante" con los centros y su registro informático. Por otro lado, Sanidad estudiará el número de profesionales que prestan servicio en los distintos centros para reorganizar la plantilla "y que la atención sea lo más equitativa posible".