Redacción Médica
23 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 19:30
Autonomías > Murcia

El 'Matrix' sanitario ya es una realidad en las cárceles murcianas

La Consejería ha implantado un sistema pionero para luchar contra la drogadicción

Encarna Guillén, consejera de Sanidad de Murcia.
El 'Matrix' sanitario ya es una realidad en las cárceles murcianas
Redacción
Martes, 28 de marzo de 2017, a las 11:40
La Consejería de Sanidad va a aplicar en todos los centros penitenciarios de la Región el modelo ‘Matrix’ de terapia para abandonar las drogas. Después del éxito de su implantación en el centro Murcia I-Sangonera, ha comenzado a desarrollarse en dos módulos del Centro Penitenciario Murcia II-Campos del Río, y en breve está previsto extenderlo al Centro de Inserción Social ‘Guillermo Miranda’.

Se trata de un modelo multidisciplinar e intensivo de tratamiento de las adicciones que se puso en marcha en la Región en 2005, en colaboración con el Plan Nacional de Drogas. Desde entonces, más de 1.760 pacientes con adicciones han participado en la modalidad terapéutica. Tras comprobarse sus “óptimos resultados”, se extendió al ámbito penitenciario en 2014, en este periodo 81 internos se han beneficiado de la terapia, según explica la Consejería de Sanidad murciana.

La consejera de Sanidad, Encarna Guillén, entregó este martes los diplomas acreditativos a los 16 internos que han finalizado la tercera edición de la terapia de deshabituación basada en este modelo. Además, 28 participan actualmente en ‘Matrix’. Guillén destacó que la escuela de formación ‘Matrix’ ha enseñado a una red de 85 profesionales “que acercan la Sanidad a personas que, hasta el momento previo a su ingreso en prisión, no han tenido la oportunidad de participar en programas de deshabituación y en talleres educativos”. De este modo “se les permite desarrollar habilidades y herramientas que favorezcan su rehabilitación y reinserción psicosocial”.

Desde 2005, 450 terapeutas y cinco supervisores clínicos han sido entrenados y habilitados en este sistema. Además, Sanidad ha promovido desde 2006 su implantación en todo el mapa regional, para garantizar la continuidad asistencial y consolidar el proceso de deshabituación. La consejera agregó que “este modelo de tratamiento intensivo se encuentra ya implantado en los dispositivos de drogas de la totalidad de las áreas de Salud del SMS, y su aplicación desde hace tres años en el ámbito penitenciario ha supuesto una experiencia pionera a nivel nacional”.

50 internos cada seis meses

Este sistema se considera idóneo desde Sanidad porque amplía su espectro a la deshabituación de 50 internos cada seis meses, y facilita la recuperación a través del apoyo de asociaciones de ayuda mutua, que crean dispositivos de apoyo para la inserción con viviendas supervisadas. Con el apoyo social se quiere ofrecer continuidad de tratamiento a los penados y favorecer el proceso de reinserción social tras la excarcelación, por ello se ha creado el ‘Programa Matrix de Rehabilitación y Reinserción de Toxicómanos con problemas Jurídicos-Penales’, que da continuidad a su rehabilitación y reinserción una vez fuera del centro penitenciario.

Las personas con problemas de consumo de sustancias psicoactivas que participan en programas socioeducativos y terapéuticos presentan menor índice de reincidencia, lo que ha dado lugar a la necesidad de integrar los métodos de tratamiento de la adicción en el sistema de justicia.

Fases de la terapia

La primera fase de la terapia se desarrolla durante 16 semanas de tratamiento ambulatorio. No obstante, también puede aplicarse en régimen de ingreso. Durante este periodo, el paciente recibe entre tres y cinco sesiones semanales en grupo, una de ellas acompañado por su familia. Transcurridas las 16 semanas, el paciente continúa en tratamiento durante un año y acude a una sesión de apoyo social para recibir ayuda en su proceso de reinserción social, más allá de su deshabituación.

Con este modelo se entrena al paciente en estrategias para mantener la abstinencia y prevenir recaídas. A lo largo de todo el proceso la familia desempeña un papel relevante, ya que se trata del entorno más próximo e íntimo del paciente.