Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 19:50
Autonomías > Madrid

Sánchez Martos: "Voy a convocar una OPE de 1.024 plazas"

En una entrevista a Redacción Médica, adelanta sus principales proyectos de legislatura

Jesús Sánchez Martos posa a la entrada de la Consejería de Sanidad.
Sánchez Martos: "Voy a convocar una OPE de 1.024 plazas"
Javier Leo / Leire Sopuerta
Miguel Fernández de Vega
Martes, 05 de abril de 2016, a las 11:00
El consejero Jesús Sánchez Martos lleva nueve meses al frente de la sanidad madrileña. En ese tiempo ha dejado claro cuáles son las bases de su política: comunicar y escuchar. Así ha logrado numerosos acuerdos en la Asamblea regional con todos los partidos políticos, que le acercan a su ansiado Pacto por la Sanidad. Estos dos principios son también esenciales en su afán por humanizar la asistencia sanitaria. En una entrevista con Redacción Médica, hace balance de sus nueve meses en el cargo y detalla los retos que tiene por delante, entre ellos, la convocatoria de una OPE con 1.024 plazas. 

Sánchez Martos. 

Lleva nueve meses frente a la Consejería de Sanidad, ¿qué balance hace de este período?

Hacer un balance de estos primeros nueve meses es difícil, pero diré que ha cambiado la estructura de la Consejería y no por capricho, sino por las necesidades de los ciudadanos. Se han creado dos grandes pilares: uno representado por la Dirección General de Coordinación de la Asistencia Sanitaria, que permite que no haya compartimientos estancos, lo que garantiza la continuidad asistencial y la asistencia sociosanitaria. El otro, la Dirección General de Coordinación de Atención al Ciudadano y Humanización de la Asistencia Sanitaria. Hemos querido que sea ‘al Ciudadano’ porque incluye a todos, al sano y al paciente, a sus familiares y a los cuidadores. 

A estos dos pilares se suma el criterio de universalidad. Cifuentes anunció en agosto que todos los ciudadanos tienen derecho a la asistencia sanitaria. Desde entonces, en Madrid tenemos la sanidad más gratuita, pública y universal del territorio nacional. 

Además, se han creado nuevas categorías profesionales; se han integrado seis hospitales en el Sermas; hay más transparencia en la lista de espera; y prácticamente en ningún hospital el paciente espera más de 24 horas en Urgencias. Cambios significativos del nuevo modelo de gestión que estamos poniendo en marcha en esta Consejería.

En la anterior legislatura, la tendencia en las Comunidades Autónomas era unir Sanidad con Servicios Sociales, mientras que, en la actual, ha sido al contrario, ¿esta postura ayuda a la eliminación de los departamentos estancos que menciona?

La Presidenta estableció su línea estratégica con dos consejerías diferentes, pero con una política basada en la unión y la coordinación. Al aumentar la esperanza de vida, hay más pacientes crónicos, más discapacidad y dependencia. Supone un gran reto para los políticos: cambiar la estructura sanitaria del país, y en Madrid en particular, adaptando los 35 hospitales a las necesidades existentes.

Por eso hemos empezado a diseñar el Libro Blanco, que será totalmente prospectivo y con el que explicaremos qué va a pasar entre 2016-2040 en el sistema sanitario, analizando aspectos sociales, epidemiológicos, de nuevas enfermedades. Las políticas sanitarias tendrán que ir de acuerdo a la evolución que se produzca.  Nos estamos adelantando al tiempo.

El conjunto de hospitales regionales debe adaptarse a las necesidades sanitarias y sociales, explica Sánchez Martos.   

¿A esto se refería con el cambio en los 35 hospitales?

Claro, tenemos 35 hospitales y no todos pueden tener un Servicio de Cirugía Cardiaca Infantil, creo que lo entiende todo el mundo. Habrá hospitales que tendrán que tener todos los servicios y otros no, porque no sea necesario. Hay que establecer las nuevas necesidades. Ese es el pacto por la sanidad que defiendo.

Es decir, los políticos, la administración, los colegios profesionales, los sindicatos y las empresas tienen que sentarse para crear un pacto en la Comunidad de Madrid, que sea respetado por cualquier otro consejero o partido. Eso no se puede hacer a base de caprichos políticos, sino ajustándose a las necesidades de la población. En eso trabajamos y el mejor ejemplo son los acuerdos que alcanzamos por unanimidad en la Asamblea.

¿Qué falta para concretar este Pacto por la Sanidad madrileño?

Voluntad política. Si algo he aprendido es que no importa lo que hagas, siempre está mal para la oposición. Estoy abierto a todas las opiniones y me gustaría que la oposición adoptara la misma postura. En este momento está abierta la negociación por la ley de gestión profesionalizada, el denominado ‘Modelo Madrid’.

Además de faltar voluntad política, sobra mirarse al ombligo. La pregunta que me hago es, ¿cómo es posible que el PSOE no haya aplicado la profesionalización de la gestión donde gobierna? Pues no lo ha hecho porque falta valentía para afrontar los retos de una sociedad que requiere más independencia y autonomía de la gestión, así como un mayor liderazgo de los gestores.

¿Cómo está ahora mismo el texto de esta norma?

Estamos en la etapa de alegaciones. Habrá reuniones para intentar llegar a un acuerdo. Hay que olvidarse del protagonismo y trabajar por hacer la mejor ley posible, que sea respetada por quienes estamos y por quienes estarán, ya que es bueno para los ciudadanos y la gestión.

El consejero posa tras la entrevista.

¿En esa línea de diálogo se enmarca el diálogo con los sindicatos para resolver el problema de los pactos de gestión?

Claro. Cada uno ha contado la historia como le va. Los pactos de gestión están negociados con los jefes de servicios, son voluntarios y fueron presentados en la Mesa Sectorial. Con los recursos presentados por los  sindicatos, el tribunal ha dictado una sentencia favorable, pero no dice en absoluto que se anulen los pactos. Se seguirá operando por las tardes, se hará con transparencia, no hay nada que ocultar.

Después de Semana Santa, nos hemos reunido con los sindicatos en mi despacho para escucharles y crear un grupo de trabajo que analice qué se puede negociar. Todo con el único fin de optimizar los recursos materiales de la sanidad pública.

¿Cuál es la diferencia entre lo que le piden los profesionales sanitarios directamente en sus visitas a centros de salud  y los sindicatos o la oposición?

Hay una diferencia absoluta. Se apuesta por el catastrofismo, mientras que los profesionales, contrario a lo que se cree, están tranquilos y trabajando. Son los mejores profesionales sanitarios del mundo y cuando se les explica la situación que existe, lo entienden.

El consejero detalla la oferta pública de empleo de este año.

Ha anunciado una OPE para este año, ¿nos puede concretar algo más?

Sí. Me gustaría que fuera aún más grande, pero la tasa de reposición planteada para la Comunidad de Madrid es de 1.024 plazas, según la normativa establecida. Hay que tener en cuenta el pasado, ya que se han incluido para su convalidación un total de 450 plazas de diversas categorías de 2015 y que, además, responden a una OPE de más de tres años. En consecuencia, están caducadas.

Para el próximo año habrá más plazas convalidadas y tendrá un alcance general, incluyendo 200 plazas para médicos de urgencia hospitalaria. Además, hemos propuesto 100 plazas en Enfermería por promoción interna, de las que 40 serán para matronas, así como para técnicos de la función administrativa, Nefrología, Geriatría… estando cubiertas casi todas las especialidades. Pero no por capricho, sino por necesidad. El próximo año podrán ser distintas, según las carencias de la población.

Uno de sus principales proyectos es la humanización de la asistencia sanitaria, ¿Cuáles son las claves del Plan de Humanización que próximamente presentará?

Soy un gran defensor de la humanización. El plan estratégico verá la luz en mayo e incluye la creación de un observatorio que vele por su cumplimiento total y absoluto. Tanto en la vertiente de la asistencia sanitaria como de las estructuras e infraestructuras, además de las relaciones laborales. El plan es para todos los involucrados en el proceso sanitario. En esta línea estamos preparando una acogida para los nuevos residentes, en la que les explicaremos el Plan de Humanización, del que realmente queremos que formen parte.

Dinero no tenemos, ideas muchísimas, y posibilidades de financiación también, y ejemplo de ellos son los proyectos de ‘Música en vena’ o danzaterapia en los centros de salud. Mi sueño es la humanización. Estoy seguro de todo lo que se puede hacer porque conozco muy bien la sanidad de España, tanto la pública como la privada. Defenderé la colaboración público- privada, como no puede ser de otra forma, son colaboradores necesarios.

Sus homólogos en Comunidad Valenciana y Cataluña no lo tienen tan claro.

Desde luego yo nunca podría ser consejero en Comunidad Valenciana o Cataluña por el estilo de gobierno que llevan y tampoco lo sería de Extremadura, Andalucía o Castilla La Mancha. Ellos tampoco me querrían a mí como consejero porque no estarían de acuerdo con una sanidad universal, que es la línea roja que marcaría. Y he sido muy criticado por ello, porque mucha gente dice: ¿cómo puede ser que con el dinero de mis impuestos estés atendiendo a la gente que no paga?

La humanización es parte fundamental de la política sanitaria del Gobierno. 

Es un principio de solidaridad. Son ciudadanos que pisan Madrid y que tienen que ser atendidos. Esta línea roja la están cruzando algunos ayuntamientos cuando no permiten que entren los autobuses de la Cruz Roja para la recogida de sangre. Tengo que denunciarlo, es política destructiva. Con la sangre no se puede jugar, es el único medicamento genérico gratuito.

Hace unos meses le reprochaban en la Asamblea que había pacientes que no podían acceder a los medicamentos por el copago. Usted pidió que le presentaran los datos para intentar solucionarlo. ¿Qué pasó?

Se quedó en los reproches típicos de Podemos. Cuando llegamos al Gobierno, la alcaldesa Manuela Carmena también dijo que había muchos niños desnutridos, confundió el concepto científico desnutrición con malnutrición. Debería asesorarse mejor. 

Luego está la campaña totalmente desleal del Ayuntamiento de Madrid, que ha utilizado fondos públicos para imprimir unos carteles que no dicen la verdad sobre la asistencia sanitaria. Podrían haber aprovechado para gastarlos en Sanidad. Además, no es su competencia, eso de la Comunidad. En Madrid no existe ni una sola zona de exclusión social.

Nos gustaría tratar con usted asuntos de carácter más nacional, ¿qué opina del modelo de financiación del Sistema Nacional de Salud?

Creo que todo es mejorable. Habrá que recordar a los gobiernos centrales que lo primero que hay que discutir es el modelo de financiación de la propia Comunidad, luego ya discutiremos la financiación sanitaria. Madrid tiene un déficit cercano a los 1.000 millones de euros, en Sanidad casi 500 millones de euros, con los que podría hacer tantas cosas… como por ejemplo fomentar la Atención Primaria, que es la ilusión de cualquier consejero. Ojalá los próximos gobiernos valoren la igualdad en la distribución económica de los presupuestos en el país.

Sánchez Martos comenta cómo le gustaría ser recordado en Wikipedia. 

¿Qué espera del Consejo Interterritorial del próximo día 13?

Ya tuvimos un Consejo Interterritorial con las comunidades divididas en julio. Ahora es el mismo. Entones se consiguió uno de los pocos consensos que ha habido en estos Consejos, el de la vacuna de la varicela, logrado por consenso. A mí me gustaría que el Interterritorial fuera vinculante, llevo 20 años diciéndolo. Si se acuerda algo, debe ser vinculante para que no haya diferencias entre las comunidades.

¿Qué espera que vaya a hacer el ministro en funciones sobre el RD de prescripción enfermera? ¿Apoya la modificación del polémico artículo?

Nunca he dicho que esté a favor de la nueva redacción del artículo. Habría que discutirlo y, ante todo, respetar el trabajo en equipo. No se debe enfrentar a dos profesiones que tienen que unirse y sumar.

No sé qué va a hacer el Ministro, tampoco sé qué haría yo en su lugar. Estoy convencido de que el resultado final será el consenso. Los profesionales lo que quieren es la paz, la tranquilidad, que se les escuche, que se les atienda, algo que ha hecho esta Consejería desde junio. Hay que escuchar a la gente.

Para terminar, ¿qué le gustaría que pusiera en la Wikipedia cuando termine su mandato como consejero?

A mí me gustaría que reflejara mi defensa de la humanización de la asistencia sanitaria y la importancia de la comunicación eficaz con el paciente, la familia y el ciudadano en general. Aunque no creo que mi nombre aparezca en Wikipedia.

Acceda a la entrevista completa al consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid.