Redacción Médica
20 de octubre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 19:20
Autonomías > Madrid

Madrid, ejemplo para Europa por su "pionera" norma de fármacos peligrosos

El Director General de Asistencia Sanitaria, César Pascual, analiza una norma que le llevará a presentarla ante la UE

César Pascual, el Director General de Asistencia Sanitaria.
Madrid, ejemplo para Europa por su "pionera" norma de fármacos peligrosos
Redacción
Domingo, 18 de marzo de 2018, a las 18:00
“Madrid es pionera en prevención del manejo de medicamentos peligrosos”, explica César Pascual a Redacción Médica. El Director General de Coordinación de la Asistencia Sanitaria de la Consejería de Sanidad madrileña señala que ese es el motivo de que el próximo 10 de abril acuda a presentar ante el Parlamento Europeo la instrucción que el pasado mes de febrero emitió para la manipulación de estos fármacos. Lo hará bajo el paraguas de una jornada titulada ‘El problema de los fármacos peligrosos en el sector sanitario europeo’.

“Cada vez hay más y mejores fármacos, pero también son más peligrosos”, aclara Pascual para justificar una medida “que viene dada por la Ley de prevención de riesgos laborales” y que es de obligado cumplimiento por todos los trabajadores de la sanidad pública madrileña. Así, la Consejería ha iniciado todo un proceso de formación y de adaptación a la norma que ya está dando sus frutos.

“Cada gerente ha constituido un comité de medicamentos peligrosos, se ha hecho un análisis de la situación de cada hospital pero también de cada centro de Atención Primaria, porque también les afecta”, matiza el director general sanitario. En el campo de la formación, “se ha creado un programa presencial y online, dividido en cinco módulos, y que está orientado tanto a sanitarios como al resto de profesionales del sistema”.

¿Elevarlo a rango de decreto?

En el campo de las infraestructuras, “se han reformado, ampliado e incorporado campanas de bioseguridad en las farmacias; y en las de gran tamaño, directamente se han construido salas blancas”, explica Pascual. A ello se suman “los sistemas cerrados” incorporados “para que no haya fugas del fármaco ni se manipule, yendo directo de la farmacia al paciente”. Un proceso de transformación en beneficio de los trabajadores que también ha sumado “las compras de material y equipos de seguridad homogéneos, que ya se han sacado a concurso público”.

Pascual, consciente de la necesidad de una norma como esta, aguarda ahora a que el Ministerio de Sanidad comience el proceso que derive en una norma estatal que obligue a dar esta cobertura a los profesionales en contacto con estos medicamentos. “Si vemos que el proceso no avanza a nivel nacional, sí nos planteamos elevar la instrucción al rango de orden o decreto”, admite antes de señalar que también están en contacto con todas las autonomías, donde estas medidas también están empezando a tomar forma.