Redacción Médica
17 de julio de 2018 | Actualizado: Martes a las 13:30
Autonomías > Madrid

El Sermas emite una instrucción para manipular medicamentos peligrosos

Los productos y sustancias se dividen en tres grupos según su grado de peligro

Manuel Molina, viceconsejero de Sanidad.
El Sermas emite una instrucción para manipular medicamentos peligrosos
Redacción
Jueves, 08 de febrero de 2018, a las 14:00
El Servicio Madrileño de Salud (Sermas) ha hecho pública una instrucción en la que se dictan las medidas a seguir para la seguridad de todos los sanitarios que manipulen medicamentos peligrosos, reduciendo de este modo los riesgos derivados del manejo de este tipo de productos y sustancias.

El Sermas quiere homogeneizar todos los procesos preventivos a seguir en todos los centros sanitarios de Sanidad en materia de prevención de riesgos laborales que minimicen la exposición a medicamentos peligrosos y garanticen las condiciones óptimas de trabajo y seguridad.

Asimismo, el documento establece que esta resolución es de aplicación obligatoria para todos los profesionales que prestan servicio en los centros sanitarios y además, deberá ser la gerencia la que se ocupe de que los técnicos lleven a cabo todas las medidas preventivas que se recogen en el escrito.

Clasificación según el grado de riesgo

En el grupo 1 se encuentran los medicamentos antineoplásticos. En cambio, en el grupo 2 se recogen los medicamentos no antineoplásticos que cumplen al menos uno de estos criterios: carcinogenicidad, teratogenicidad u otra toxicidad para el desarrollo, toxicidad reproductiva, toxicidad en órganos a bajas dosis, genotoxicidad o nuevos medicamentos con perfiles de estructura y toxicidad similar a medicamentos existentes que se determinaron como peligrosos según los criterios anteriores.

Por el contrario, en el grupo 3 se anuncian los medicamentos que presentan riesgo para el proceso reproductivo y que pueden afectar a hombres y mujeres que están intentando concebir de forma activa, y mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, pero que no comportan riesgo para el resto del personal.

El mismo documento adjunta una tabla en la que se establece qué tipo de protección deben utilizar los sanitarios según el producto que vayan a manipular. Entre las medidas figuran la protección dérmica (guantes), la protección ocular (gafas), la protección respiratoria (mascarilla FFP3) y la protección corporal (bata impermeable).