Redacción Médica
20 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 18:30
Autonomías > Madrid

Madrid aceptará más opositores en fase de méritos que plazas convocadas

El director de RRHH del Sermas confirma que con ello se quiere evitar el 'embudo' de otros años

Miguel Angel García, Pablo Calvo, Julián Ezquerra, José Ramón Repullo y Pedro Arriola.
Madrid aceptará más opositores en fase de méritos que plazas convocadas
Sergio López
Jueves, 23 de febrero de 2017, a las 18:50
El Servicio Madrileño de Salud (Sermas) y los sindicatos representados en la Mesa Sectorial de la Sanidad están negociando cómo será la OPE de 2016 y algunos detalles ya están perfilados.

El director general de Recursos Humanos, Pablo Calvo, ha adelantado una novedad de calado durante el XIV Círculo Sanitario organizado por el sindicato Amyts este jueves: la fase de examen del concurso-oposición mantiene su peso, pero se acaba con la limitación de que solo se considere un número de personas igual al número de plazas convocadas para cada especialidad.

“Vamos a cambiar las bases de la OPE de 2016. Una de las cosas que menos nos gustan es el llamado ‘embudo’ del examen. Que solo pase el 100 por cien de las plazas convocadas, como en la OPE de 2015, no tiene sentido. Vamos a buscar un punto de equilibrio. Si hay que baremar más y se tarda más, pues que así sea”, ha explicado Calvo.

El director general  ha recordado que la Consejería ha intentado cambiar las bases de la OPE de 2015 –“porque a nosotros tampoco nos gustan”–, pero ha reiterado que ha sido imposible legalmente. Por esa razón, ha valorado muy positivamente las negociaciones que su dirección y los sindicatos están llevando a cabo de cara a modificar aspectos como los baremos o la composición de los tribunales en la de 2016. Respecto de esto último, ha recordado que “ya hemos modificado el sistema del examen en aras a una mayor transparencia y evitar posibles filtraciones”.

Temporalidad

Calvo ha respondido a varias de las propuestas de los ponentes. En ese sentido, ha pedido “poner en contexto” la situación actual con aspectos como la temporalidad. “La tasa de reposición ha impedido sacar el número de plazas necesarias. Estamos sujetos a normas estatales”, ha expresado, sin dejar de coincidir con los asistentes en que las tasas de temporalidad son “intolerables”.

“Las tasas de temporalidad son inasumibles y esta consejería tiene la intención de acabar con ella. Queremos que todo el personal sea fijo y que los eventuales respondan a criterios coyunturales”, ha manifestado, recordando que la estimación que hace la Consejería es de un 5,4 por ciento de eventuales por razones coyunturales y la importancia de los procesos de interinización y estatutarización de profesionales que hay en marcha.

Alternativas a las actuales OPE

Por su parte, Julián Ezquerra, secretario general de Amyts, ha empezado su intervención como anfitrión de esta mesa redonda poniendo de relieve lo “caro” que es para los médicos “conseguir plaza en Madrid con el modelo actual de oposiciones” y ha dado la bienvenida a la disposición de la Consejería para negociar un nuevo modelo.

Amyts ha aprovechado para hacer sus propuestas para ese nuevo modelo partiendo del Estatuto Marco. Ha sido el responsable de estudios del sindicato, Miguel Ángel García, el que ha desgranado los detalles de este modelo, en el que el examen pesaría un 40 por ciento y en el que se realizaría una ponderación más completa de la experiencia profesional.

Ezquerra ha señalado que aunque España puede enseñar mucho a otros países en materia de sanidad pública, accesible y equitativa; tiene mucho que aprender a la hora de gestionar los procesos selectivos de personal sanitario. En ese sentido, otro de los ponentes, José Ramón Repullo, profesor de la Escuela Nacional de Salud ha imaginado un modelo donde las vacantes de las plazas estructurales de los centros sanitarios no tengan que esperar a compactarse y convocarse en un oferta pública de empleo de gran tamaño.

“¿Por qué en lugar de un concurso autonómico, no hacemos un concurso local por sistema abierto y permanente”, se ha preguntado Repullo, que ha considerado que un sistema así sería mejor para todas las partes, también para la administración, ya que sería una carga de trabajo más asumible que las OPE masivas.