Redacción Médica
25 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 11:15
Autonomías > Madrid

Madrid: 39 proyectos y 136 actuaciones para el impulso de Urgencias

El Plan de Urgencias y Emergencias para 2016-2019 ha contado con la colaboración de 100 profesionales en su diseño

El Consejo de Gobierno se ha celebrado este martes en la Consejería de Sanidad con Jesús Sánchez Martos y Cristina Cifuentes.
Madrid: 39 proyectos y 136 actuaciones para el impulso de Urgencias
Redacción
Martes, 02 de agosto de 2016, a las 16:10
La Comunidad de Madrid mejorará las urgencias sanitarias a través de un Plan Director que comenzará este año y se prolongará hasta 2019 y que contempla adaptar las urgencias y emergencias a las nuevas necesidades sanitarias de los ciudadanos, promoviendo su uso racional, evitando duplicidades y mejorando su eficacia.

"Supone una garantía para mejorar los servicios de urgencias en el marco de una sanidad pública, gratuita y universal", ha afirmado la presidenta autonómica, Cristina Cifuentes, en rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, donde ha explicado que quieren "incrementar la eficacia de urgencias y emergencias mejorando coordinación de los dispositivos existentes". También quieren “reordenar los recursos y promover el uso racional de los servicios de urgencias y emergencias".

El Plan analizado como informe por el Consejo de Gobierno ha sido elaborado con la participación de más de 100 profesionales y expertos en este ámbito que han analizado la situación actual de las urgencias en hospitales, atención primaria y urgencias extrahospitalarias y han establecido siete líneas de trabajo, que se concretan en 39 proyectos y 136 actuaciones.

A partir de este análisis y las previsiones futuras, que incluyen el incremento del uso de las urgencias por el progresivo envejecimiento de la población, el Plan de Urgencias y Emergencias 2016-2019 establece la necesidad de incrementar la capacidad de la resolución de las urgencias en Atención Primaria y otros recursos previos a la hospitalización; centralizar la coordinación de todas las urgencias en un único agente o la información a la población sobre el adecuado uso de los recursos de urgencias.

Las siete líneas fundamentales en las que se enmarcan las medidas son: activar el recurso más adecuado, más próximo y con el menor tiempo de respuesta al ciudadano; planificar y reordenar la distribución y las funciones de recursos; coordinar los distintos dispositivos para optimizar tiempos de respuesta, evitando derivaciones innecesarias; disminuir la variabilidad clínica homogeneizando criterios de atención a través de protocolos comunes; reconocer el trabajo de los profesionales de urgencias y apoyar su crecimiento profesional; impulsar la evaluación, la comparación de datos y el comparto de información; y asegurar la dignidad, el respeto, la atención personalizada y la transparencia en el trato con el paciente y su entorno.