Este aparato ayuda a bombear la sangre y sirve para estabilizar a los pacientes antes de un trasplante cardíaco

Hospital La Paz.
Hospital La Paz.


05 dic 2022. 12.10H
SE LEE EN 2 minutos
El Hospital público La Paz de la Comunidad de Madrid es el primer centro sanitario en España que ha implantado una nueva consola para controlar un corazón artificial de una niña que está a la espera de un  trasplante cardiaco. Hasta ahora, estos dispositivos tenían un peso de 80 kilos, lo que limitaba la movilidad. Esta nueva consola, con solo nueve, no solo mejora la calidad de vida de los pacientes, sino que también les permite mantenerse activos  y llegar a la intervención quirúrgica en un mejor estado físico.  

Este aparato, que ha sido implantado en 85 personas a nivel mundial, supone una mejora muy significativa en su rehabilitación y un primer paso para que en un futuro próximo puedan ser, incluso, manejados en el domicilio a la espera de recibir el nuevo órgano. 

La Paz, el hospital de España que más trasplantes pediátricos realiza, también fue el primer centro del país que utilizó en 2006 un sistema artificial en un paciente pediátrico. Desde entonces este centro de la red pública de la Comunidad de Madrid ha implantado 43 corazones artificiales en niños. 


Estabilizar al paciente antes de un trasplante


Los dispositivos de asistencia ventricular se utilizan para mantener al enfermo crítico en una situación estable como puente al trasplante cardiaco. Este aparato ayuda a bombear la sangre desde el corazón en casos de insuficiencia cardíaca severa. 

La paciente, una niña de 13 años, padece una miocardiopatía restrictiva, cuyo origen es una mutación genética que implica una alteración en una de las proteínas implicadas en la contracción de la fibra muscular cardiaca. Aunque nació con esta patología, ha llevado una vida normal hasta enero de este año. Hace unos meses ingresó por insuficiencia cardiaca grave, pero la hipertensión  pulmonar limitaba la realización del trasplante cardiaco.  

El equipo médico de La Paz apostó por implantar este dispositivo, que es una  bomba pulsátil que se conecta al órgano enfermo, a través de unos tubos por los  que circula la sangre, y que sustituye la función de su corazón, normalizando la circulación. Gracias a ello, la hipertensión pulmonar mejoró y finalmente la niña está incluida en la lista de trasplante cardiaco.
Las informaciones publicadas en Redacción Médica contienen afirmaciones, datos y declaraciones procedentes de instituciones oficiales y profesionales sanitarios. No obstante, ante cualquier duda relacionada con su salud, consulte con su especialista sanitario correspondiente.