Redacción Médica
25 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 17:00
Autonomías > Madrid

La Jiménez Díaz forma a sus sanitarios para intervenir tras un atentado

El objetivo es que el personal sea capaz de detectar y evitar peligros, identificar y tratar en el lugar de los hechos

Se han realizado talleres de familiarización y manejo de acarreos y arrastres.
La Jiménez Díaz forma a sus sanitarios para intervenir tras un atentado
Redacción
Martes, 11 de septiembre de 2018, a las 17:10
"La vida del herido o víctima está en manos de aquél que realiza la primera asistencia en el lugar en el que se produce la lesión". Así lo manifestó el fundador de la Asociación de Cirujanos Militares de los Estados Unidos, Nicholas Senn, y lo ha replicado durante estas semanas el Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz con unas charlas impartidas por su Escuela de Enfermería. 

Las formaciones, coordinadas por Juan José Pajuelo, enfermero de la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz, han acertado a los trabajadores del centro la correcta formación para prestar la mejor atención sanitaria durante un atentado terroristas

La formación persigue que el personal sanitario de la institución “sea capaz, en el lugar del incidente y como profesional en su servicio o unidad, de detectar y evitar los peligros, identificar y tratar las causas de muerte evitables que se producen en estos incidentes y conseguir así que las víctimas reciban los cuidados necesarios en todos los eslabones de la ‘cadena de supervivencia’ desde el lugar del incidente hasta el centro hospitalario”.

Se trata, ha continuado, de “instruir al alumno en las medidas de autoprotección a llevar a cabo y en la valoración y manejo de las lesiones más comunes en este tipo de incidentes, como hemorragias masivas externas (con torniquete y/o venda hemostática), problemas en la vía aérea y heridas penetrantes en tórax (mediante PLS y parche oclusivo con válvula), así como recalcar la importancia de la prevención de la hipotermia en la víctima traumática”.

Para ello, se han realizado talleres de familiarización y manejo de acarreos y arrastres y pautas de actuación, realización de torniquetes prehospitalarios (comerciales y de circunstancias), aplicación de agentes hemostáticos y vendajes compresivos y manejo básico de la vía aérea y heridas penetrantes en tórax mediante PLS y parches oclusivos valvulados, respectivamente.

Además del manejo de víctimas en el lugar del incidente, en el curso se han expuesto las últimas recomendaciones internacionales sobre el manejo de las hemorragias masivas por parte de los profesionales mediante el empleo de sangre completa y/o hemoderivados y ácido tranexámico, y sobre la importancia de una buena coordinación de las víctimas bajo el Protocolo de Catástrofes Externas de la Fundación Jiménez Díaz.

Con esta iniciativa se contribuye a controlar precozmente las hemorragias exanguinantes, disminuyendo la mortalidad y secuelas que ocasionan, se reclama e impulsa la distribución de “kits para control del sangrado” en lugares de gran afluencia de personas, y se facilita la integración de los “intervinientes inmediatos” en la cadena de supervivencia, contribuyendo a que todos los eslabones de la misma hablen un lenguaje común, concluye Pajuelo.