Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 19:50
Autonomías > Madrid

La Fiscalía rebaja la petición de pena para los médicos del Madrid Arena

Pasa de solicitar dos años y medio, por tres delitos de homicidio por imprudencia grave, a año y medio, por uno solo

Los médicos Carlos y Simón Viñals (dcha.) a su llegada a la Audiencia Provincial.
La Fiscalía rebaja la petición de pena para los médicos del Madrid Arena
Redacción
Viernes, 29 de abril de 2016, a las 10:30
El fiscal ha presentado este jueves  un escrito en el que ratifica la petición de algunas penas por la tragedia del Madrid Arena y rebaja otras, como en el caso de los jefes del equipo contratados para la fiesta en la que murieron cinco jóvenes, Simón Viñals y su hijo Carlos Viñals. Se pide un año y seis meses para cada uno, frente a los dos años y medio del anterior escrito.

A ambos facultativos se les imputaba inicialmente la comisión de tres delitos de homicidio por imprudencia grave profesional, que ahora han sido rebajados a un solo homicidio por imprudencia grave.

En la primera sesión de las conclusiones finales del juicio del Madrid Arena que se celebra en la Audiencia Provincial de Madrid, la fiscal Ana Muñoz ha rebajado también la petición de pena a otros tres de los acusados. Por el contrario, la fiscal se ratifica en la petición de pena para el promotor de la fatídica fiesta de halloween de 2012, Miguel Ángel Flores, para quien se piden cuatro años.
 
Un total de 15 personas se sientan en el banquillo  por la tragedia del Madrid Arena. En su escrito de acusación, la fiscalía señala que una de las causas es la “falta de atención médica adecuada”, algo que el médico Simón Viñals negó tajantemente durante el comienzo de las sesiones del juicio, en enero.

El mayor de los médicos aseguró entonces que intentó reanimar a las jóvenes fallecidas, en contra de lo que establece el juez instructor, la fiscalía y las acusaciones, para quienes Viñals dio por muertas a las jóvenes sin practicarles maniobra de reanimación. Además, el médico, de 77 años, mantuvo que las instalaciones de la enfermería eran las correctas. “Íbamos a un servicio preventivo, no a una catástrofe”, se defendió.

El hijo de Simón Viñals, Carlos Viñals, también médico y parte del servicio sanitario la noche de la tragedia, reconoció que “nunca” había realizado la reanimación cardiopulmonar en personas, pero sí la había practicado en cursos y viendo vídeos, asegurando que de esa forma se puede adquirir la formación.