Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 10:40
Autonomías > Madrid

HM Montepríncipe pone en marcha una oficina cardiovascular para deportistas

La consulta va dirigida a los más jóvenes y cuenta con un equipo de cardiólogos pediátricos

Hospital Universitario HM Montepríncipe.
HM Montepríncipe pone en marcha una oficina cardiovascular para deportistas
Redacción
Viernes, 29 de abril de 2016, a las 18:00
El deporte no está exento de riesgos, ya que se puede ver superada la capacidad cardiaca del individuo. Por ese motivo, la prevención cardiaca es básica para aumentar la seguridad en la práctica deportiva. Con ese objetivo, el Hospital Universitario HM Montepríncipe ha puesto en marcha la Consulta de Prevención Cardiovascular del Joven Deportista, dirigida por Fernando Villagrá.
 
La consulta se realiza en una sola sesión y es atendida por un equipo de cardiólogos pediátricos especializados que revisan el historial clínico del niño, sus antecedentes familiares relevantes y le hacen una exploración cardiológica completa del ejercicio, de manera no invasiva y con un detallado informe final.
 
Las pruebas que se realizan son un electrocardiograma, un ecocardiograma y una ergometría de esfuerzo. En el caso de que sea necesario, se harán otras pruebas complementarias como un holter de ECG, pruebas genéticas o una resonancia magnética cardiaca.
 
Desde HM Monteprínicipe se destaca que este reconocimiento antes de la participación deportiva y el seguimiento cardiovascular descartan más del 90% de los casos de muerte súbita en deportistas jóvenes, muestran la situación cardiológica de estos pacientes y aumenta el conocimiento en torno a las estrategias para llevar a cabo en su seguimiento.
 
El deporte, cada vez más competitivo
 
La competitividad en la que se ven inmersos los niños, los entrenadores, el equipo, incluso los padres, ha provocado una mayor especialización deportiva, lo que se traduce en más horas de entrenamiento y contenidos muy exigentes.
 
“Cuando la actividad física es vigorosa, puede conllevar un riesgo especial para los niños que no presentan síntomas de enfermedades cardiacas, llegando incluso a provocar la muerte súbita. Esta posibilidad se multiplica por tres en los jóvenes deportistas que realizan competición”, explica Alejandro Rodríguez, cardiólogo de la Unidad de Cardiopatías Congénitas del HM Montepríncipe.
 
“No sólo es recomendable realizar un reconocimiento antes de empezar a desarrollar una actividad deportiva de manera constante para descartar cualquier trastorno anatómico o funcional del corazón, también hay que hacer un seguimiento de los corazones de los jóvenes deportistas que no han alcanzado su pleno desarrollo y están expuestos a entrenamientos que superan los 45 minutos diarios de 3 a 5 días a la semana”, afirma Rodríguez.