23 de abril de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:00
Autonomías > Madrid

Primer trasplante cardiaco español sin compatibilidad sanguínea a un bebé

El Hospital Gregorio Marañón ha logrado la tercera intervención de este tipo a nivel europeo

El equipo que llevó a cabo la intervención.
Primer trasplante cardiaco español sin compatibilidad sanguínea a un bebé
Redacción
Viernes, 19 de enero de 2018, a las 12:50
El Hospital General Universitario Gregorio Marañón ha realizado el primer trasplante cardiaco infantil AB0 incompatible que se ha llevado a cabo en España, que además convierte a nuestro país en el tercero de Europa que realiza una intervención de este tipo. Un equipo multidisciplinar, liderado desde el Área del Corazón Infantil, ha realizado esta intervención, que posibilita que un bebé reciba un corazón de un donante con un grupo sanguíneo distinto al del receptor.

Esta mañana, en el Hospital General Universitario Gregorio Marañón, los médicos que realizaron el trasplante, los doctores Manuela Camino, Javier Anguita y Juan Miguel Gil Jaurena, han explicado el procedimiento llevado a cabo, acompañados por el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, y la Directora de la ONT, Beatriz Domínguez Gil.

El trasplante AB0 incompatible está dirigido a los niños más pequeños, generalmente menores de un año, que necesitan un corazón. Actualmente en nuestro país, para la realización de un trasplante cardíaco se requiere compatibilidad de grupo sanguíneo entre el donante y el receptor. De no ser así, en el momento del implante se produce un rechazo hiperagudo que da lugar al fallo del órgano.

Un instante de la operación

Además, en los niños también hay que contemplar que el tamaño del corazón sea el adecuado para que quepa en el tórax. Gracias a la implantación de un programa de Trasplante AB0 Incompatible ahora es posible realizar un trasplante de corazón en un bebé valiéndose de que los niños nacen sin anticuerpos frente al grupo sanguíneo (isohemaglutininas) y se mantienen en niveles bajos hasta los 15 meses de vida. No obstante, para realizar este tipo de trasplante se requiere la utilización de elementos sanguíneos libres de anticuerpos y una técnica de exanguinotransfusión o eliminación de las isohemaglutininas de la sangre desde la inclusión del niño en, el programa de trasplante y durante la cirugía.

El impacto de la aplicación de este programa priorizando la urgencia sobre la compatibilidad sanguínea ha conseguido un acortamiento significativo del tiempo y mortalidad en lista de espera en más del 50 por ciento, o, dicho de otra forma, se podrá duplicar el número de trasplantes cardiacos en los bebés. Asimismo, se puede lograr una reducción del 75 por ciento al 5 en la mortalidad en lista en los niños más graves.

Carla, primera paciente

Carla es una bebé que fue diagnosticada ya en el útero de su madre de una malformación cardiaca severa, síndrome de hipoplasia de ventrículo izquierdo, es decir, que no se ha desarrollado el ventrículo izquierdo. Desde Extremadura fue derivada al Hospital Gregorio Marañón como centro nacional de referencia para el tratamiento de cardiopatías congénitas y de trasplante cardiaco infantil.

Los profesionales del Marañón realizaron el seguimiento del embarazo y programaron el nacimiento de la niña en el hospital dado que estos niños precisan una estabilización tan pronto nacen y su inclusión en la lista de espera para un trasplante de corazón. A los pocos días de vida fue sometida a una procedimiento quirúrgico que le permitió la estabilización de forma progresiva consiguiendo incluso salir de la Unidad de Cuidados Intensivos.

A los cinco meses y con cinco kilos de peso surge una oferta de donación, con lo que se activó el protocolo de trasplante AB0 Incompatible con todo el equipo de trasplante cardíaco además del Servicio de Transfusión. El 9 de enero se implanta el corazón con éxito por el equipo de Cirugía Cardiaca Infantil que dirige Juan Miguel Gil Jaurena. El equipo del Hospital Gregorio Marañón, pese a la complejidad tanto de la nueva técnica como del tipo de trasplante que requiere este tipo de malformación, consiguió la implantación con un tiempo de isquemia, corazón parado, de 230 minutos (menos de 4 horas), lo que permitió que el corazón implantado tuviese una función excelente. Actualmente, Carla se encuentra bien, ingresada en la UCI Pediátrica, evolucionando favorablemente y con una muy buena función cardiaca.