Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 19:50
Autonomías > Madrid

El Gregorio Marañón elimina el dolor en las biopsias de médula ósea

Implanta un protocolo para realizar pruebas diagnósticas sin molestias del que ya se han beneficiado 400 pacientes

Lorenzo Fernández-Quero, jefe del servicio de Anestesología del Gregorio Marañón.
El Gregorio Marañón elimina el dolor en las biopsias de médula ósea
Redacción
Miércoles, 20 de julio de 2016, a las 15:20
Los servicios de Hematología y Anestesiología del Hospital Gregorio Marañón han diseñado un protocolo para aplicar una sedación moderada a pacientes que precisan un examen diagnóstico de médula ósea. El centro lleva a cabo cada año una media de 1.000 pruebas de este tipo y de este protocolo se pueden beneficiar alrededor del 90% de los pacientes a los que se les indican.

Este protocolo requiere que el paciente inhale un gas, protóxido de nitrógeno, que induce una sedoanalgesia, que por un lado relaja al paciente y a su vez tiene propiedades analgésicas que reducen el dolor derivado de la punción medular. Por primera vez en Madrid se implanta esta rutina médica que busca mejorar la calidad asistencial de los pacientes y de la que ya se han beneficiado más de 400 ciudadanos.

La aplicación de este método genera varias ventajas para el paciente como son la disminución del nivel de ansiedad y de la sensación de dolor, pierden el miedo ante la necesidad de próximas pruebas y no hay efectos secundarios remarcables. Asimismo, los profesionales sanitarios también se encuentran con un paciente más colaborador que facilita el proceso de extracción. A esto se une que el tiempo de las prueba apenas se incrementa por lo que se puede mantener el mismo número de pacientes atendidos cada día.

Sin necesidad de quirófano

Otro de los beneficios de este protocolo es que los pacientes que por su perfil precisan de entrada de algún tipo de sedación, pueden solventar esa necesidad con este método, sin precisar que esta intervención se lleve a cabo en un quirófano, que queda libre para otro tipo de procesos al igual que su personal.

El nuevo protocolo de sedación solo requiere un lugar con extracción de gases, equipo de monitorización para la anestesia y la equipación médica para llevar a cabo las pruebas de médula ósea. Intervienen una enfermera, un hematólogo, un técnico de laboratorio, y cuentan con la supervisión de un anestesista.

Tanto el aspirado como la biopsia de médula ósea son procedimientos a los que suele recurrir para diagnosticar enfermedades de la sangre como anemias, trombocitopenia o recuento anormal de glóbulos blancos; además de tumores de la sangre, metástasis, infecciones graves y algunas enfermedades genéticas.