Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 17:20
Autonomías > Madrid

Dos de cada tres pacientes con fibromialgia sufren depresión y ansiedad

El Rey Juan Carlos informa sobre el abordaje de esta enfermedad en una jornada celebrada en sus instalaciones

Ricardo Trujillo, gerente del Hospital Universitario Rey Juan Carlos de Móstoles en la inauguración de la jornada sobre fibromialgia.
Dos de cada tres pacientes con fibromialgia sufren depresión y ansiedad
Redacción
Jueves, 26 de mayo de 2016, a las 15:00
Dos tercios de los pacientes con fibromialgia sufren, o han sufrido, síntomas de depresión y trastorno de ansiedad. Esta es la principal conclusión de una jornada sobre esta enfermedad celebrada en el Hospital Universitario Rey Juan Carlos de Móstoles, en la que diferentes especialistas han tratado las facetas de una patología que afecta en diferentes grados a entre el 2 y el 4 por ciento de la población.

La fibromialgia se caracteriza por provocar dolor de forma generalizada en todo el sistema musculoesquelético, así como sensación dolorosa a la presión en determinados puntos específicos. Al principio el tratamiento de esta enfermedad se centraba en sus síntomas, en el dolor muscular y en las articulaciones, pero en los últimos años se ha puesto de manifiesto que es un proceso complejo que requiere del concurso de diferentes especialistas, tal y como han evidenciado los participantes en la jornada.

“Los últimos estudios revelan una importante comorbilidad psiquiátrica en muchos de los pacientes con fibromialgia, hasta el punto de que el 64 por ciento han padecido o padecen depresión y el 80 por ciento sufren o han sufrido trastorno de ansiedad”, señala Eduardo Reguera, psiquiatra del Hospital Universitario Rey Juan Carlos participante en las jornadas.

Asimismo, los estudios revelan que muchos de estos pacientes han sufrido eventos adversos en la infancia, así como trastornos emocionales, que tienen escasos recursos frente al dolor y una red social escasa. Asimismo, en muchos casos había importantes síntomas de estrés en el momento de la aparición de la fibromialgia. “Sabemos que el estrés mantenido en el tiempo está en el origen de muchos casos de fibromialgia, pero también de otras patologías como fatiga crónica, depresiones atípicas o el llamado síndrome de burn out”, agrega el experto.

Estos pacientes tienen alterado el sistema natural de inhibición del dolor y sufren de una amplificación del mismo, lo que conlleva también una alteración de las funciones cognitivas independientes del estado de ánimo, como la memoria o la atención, lo que a su vez se traduce en una dificultad para la toma de decisiones en la vida diaria. “Al mismo tiempo suelen sufrir también trastornos del sueño que no hacen sino empeorar todo el cuadro”, señala el especialista.

Nuevas técnicas diagnósticas en fibromialgia

Gracias al uso de nuevas técnicas como la resonancia magnética funcional o la tomografía Spect se puede hacer un diagnóstico más preciso en fibromialgia, lo que se traduce a su vez en tratamientos más individualizados y evita posibles errores. “En el caso de comorbilidad psiquiátrica -prosigue Reguera- es evidente que es necesario valorar la administración de fármacos como antidepresivos, que mejoran el sueño y reducen la sensación de dolor, pero también analgésicos o incluso opiáceos en determinados casos, y todo ello sin olvidar la psicoterapia, que supone también grandes beneficios”.

Por otro lado, existe un elemento que tiene también efectos muy beneficiosos a la hora de reducir los síntomas dolorosos de los pacientes con fibromialgia: el ejercicio físico. Según Eva Vaquerizo, jefe asociado del Servicio de Rehabilitación del hospital, “el ejercicio no sólo es beneficioso a la hora de reducir el dolor, sino también de mejorar la calidad del sueño, otro de los importantes problemas que tienen que afrontar estos pacientes”.

Además no es necesario realizar deportes intensos para conseguir resultados sino que el ejercicio aeróbico de bajo impacto, como caminar rápido, montar en bicicleta o realizar ejercicios en el agua son las actividades que han demostrado mejores resultados. “En cualquier caso estos pacientes deben concienciarse de que deben realizar al menos 30 minutos de ejercicio aeróbico tres veces por semana, y mantener este esquema con regularidad a lo largo del tiempo”, indica Vaquerizo.