Redacción Médica
16 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:30
Autonomías > Madrid

"El gerente que accede a una Consejería no debe perderse en el camino"

La profesionalización y la relación del gestor sanitario con la política han capitalizado esta ponencia

Modoaldo Garrido, Ricardo López y Jesús Sanz.
"El gerente que accede a una Consejería no debe perderse en el camino"
Juanma Fernández
Miguel Fernández de Vega
Martes, 13 de junio de 2017, a las 15:00

La última ponencia del II Encuentro de Directivos de la Salud de Madrid, organizado por Sanitaria 2000, ha girado en torno a la profesionalización de la dirección sanitaria en las diferentes comunidades autónomas. Moderada por Ricardo López, director general de Sanitaria 2000, se ha reconocido el impulso político en algunas regiones y las tareas pendientes de otras tantas.

Jesús Sanz, presidente de ANDE y director de la clínica universitaria odontológica, ha explicado que los retos se abordan "con directivos especializados". Tanto los que ahora lo son como los que aspiran a puestos de dirección, "están haciendo un gran esfuerzo para formarse y actualizarse, adquiriendo las competencias necesarias". Sanz se ha referido al reciente documento de Sedisa respecto a la perspectiva de estos profesionales de la gestión. "Apostamos por fomentar un pacto político por la formación y la creación de un sistema que acredite la validez de un directivo"; líneas estratégicas por las que Sedida y ANDE trabajan para llevar la profesionalización a los foros y crear un firme marco de desarrollo.

Garrido y Sanz fueron los encargados de la conferencia de clausura.

En 2013, un estudio de Sedisa decía que el 53 por ciento de los directivos había dedicado tiempo a formarse, lo que era "un área a mejorar". "Tan solo el 17% consideraba tener autonomía en decisiones estratégicas", ha sumado Sanz respecto a la estadística de aquellos años. De ahí el trabajo en desarrollar la profesionalización e "ir creando un estado de opinión que permita avanzar y de ahí al pacto político". "Si analizamos los programas se habla de aspectos vinculados con la profesionalización, lo que denota una voluntad por ello, y en algunas comunidades, como en Madrid, se ha notado", ha marcado Sanz, que reconoce que otras regiones van más retrasadas en la tarea. "Hay siete comunidades que están avanzando pero tenemos 17 comunidades, por lo que hay mucho por hacer", ha matizado.

Respecto al sistema de acreditación, evaluar "competencias y perfiles de forma consensuada". "Deberíamos tener un banco de directivos que facilitara la profesionalización y además ayudaría en términos de empleo", ha agregado Sanz. Este ha matizado también la necesidad de una "modificación legislativa para los profesionales no sanitarios que realizan labores de gestión". Es decir, que "de desarrollarse un diploma habría que hacer esa modificación para que estos pudieran estar incluidos"; una máxima que también ha reconocido el Ministerio de Sanidad.

Modoaldo Garrido, gerente del Hospital Fundación Alcorcón, vicepresidente primero y responsable del comité de profesionalización de Sedisa, se ha mostrado optimista respecto a las leyes de profesionalización y el futuro de esta en todas las autonomías españolas. "Hay que gestionar bien, con códigos éticos, con transparencia… porque tenemos que cambiar la Administración Pública, nuestra cultura", ha dicho. "El cambio del estatus quo político nos ha llevado a discutir sobre este tema; más allá de la crisis sistémica que no ha impedido que tengamos el tercer sistema más eficiente del mundo, pero hay que seguir gestionándolo bien", ha matizado Garrido. En cuanto a la política, el directivo ha opinado que no se puede estigmatizar "a cualquiera que mañana entre en política" cuando los buenos resultados actuales tienen que ver con gestores que han estado todos estos años.

"Hay que saberse bien el oficio"

Respecto a la Comunidad de Madrid, el hecho de que se gestione dinero público "hace que la gente que gestiona un hospital deba saberse bien el oficio". Por ello se ha recibido con esperanza la ley de profesionalización en la que trabaja la región. Si bien Sanz ha querido añadir que, aunque el gestor es un perfil técnico, sí requiere "un feeling" con la política. En este sentido, se ha incidido en el matiz de elecciones personales de los políticos respecto a los gerentes hospitalarios por encima de otros requisitos más objetivos. Garrido ha dicho que no es bueno "que esa sea la única dimensión" por lo que hay que "cambiar la confianza y la lealtad por otras palabras, sin estigmatizar los nombramientos o su relación con los políticos". "El consejero es un cargo político, claramente, pero eso no tiene que ver con la posición del gerente, puesto que le puede haber permitido demostrar unas competencias que se valoran positivamente", ha remarcado Sanz.

Garrido, sobre este punto, ha querido remarcar que los gerentes que han funcionado bien en ese cargo es importante "no se pierdan en el camino" cuando accedan a una Consejería. De hecho, entre los ponentes se ha destacado que cuando un sanitario de reconocida trayectoria en la gestión llega a una Consejería "solo se puede celebrar".