Redacción Médica
26 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 21:50
Autonomías > Galicia

La mayoría social cree en la colaboración público-privada de la sanidad

La profesionalidad es el aspecto más destacable en la valoración de la pública

Imagen de la Facultad de Medicina de la USC.
La mayoría social cree en la colaboración público-privada de la sanidad
Redacción
Martes, 07 de febrero de 2017, a las 16:00
Los gallegos consideran complementarias la sanidad privada y pública y ven oportunidades de mejora en la segunda en lo referido a "las listas de espera y la falta de personal en Urgencias", según refleja un estudio de la Universidad de Santiago (USC) encargado por el Grupo Gaias Salud para "detectar oportunidades de mejora de los servicios" que ofrece.

En el estudio, realizado en 2016 por un equipo de dos coordinadores y siete investigadores de la USC entre personas de entre 25 y 79 años y residentes en las principales ciudades gallegas los habitantes de la comunidad "hacen una valoración positiva de la sanidad pública otorgando una nota de 3,44 sobre 5".

"Entienden tanto la sanidad pública como privada como complementarias", según se destaca en el informe, que concreta que por ciudades, los residentes en A Coruña son los que mejor percepción tienen de la sanidad (3,54). Además, en el estudio se indica que a pesar de la gran mejora tecnológica que ha vivido la sanidad, lo que más valoran, tanto en la pública como en la privada es "el trato humano y la rapidez en las citas".

En concreto, lo que más valoran de la sanidad privada es precisamente "el trato personalizado, la rapidez en las citas y la posibilidad de escoger a los especialistas". En tanto, los principales aspectos positivos de la sanidad pública gallega son la profesionalidad de sus trabajadores, el carácter gratuito y universal y la buena atención en general.

Sobre el aspecto de la atención, que en la encuesta aparece como un factor crítico a la hora de percibir la calidad asistencial, en el ámbito de la sanidad pública surgen diferencias entre las valoraciones que hacen de ellas las mujeres y los hombres. De este modo, para las mujeres la buena atención radica "en el trato esmerado y la profesionalidad del personal sanitario”, mientras que para los hombres priman "la rapidez del servicio, la profesionalidad y la eficacia".