Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:50
Autonomías > Extremadura

Las farmacias rurales extremeñas asumirán la dispensación hospitalaria

El nuevo convenio que la Junta negocia con los farmacéuticos para 2017 busca dotarles de "servicios de valor añadido"

El gerente del SES, Ceciliano Franco, y José María Vergeles, consejero de Sanidad de Extremadura.
Las farmacias rurales extremeñas asumirán la dispensación hospitalaria
Sergio López
Lunes, 06 de junio de 2016, a las 11:30
La Junta de Extremadura negocia con los colegios de farmacéuticos de la comunidad autónoma un nuevo convenio de colaboración que incluirá la prestación de “servicios de valor añadido”, como son el seguimiento a los pacientes polimedicados o la dispensación de fármacos de farmacia hospitalaria en zonas alejadas de los principales hospitales.

El actual convenio de colaboración entre el Servicio Extremeño de Salud (SES) y los colegios de farmacéuticos de Cáceres y Badajoz vence en mayo de 2017. Ese es el plazo que la consejería tiene para negociar el nuevo concierto que el consejero de Sanidad, José María Vergeles, mencionó la pasada semana cuando acudió a la Asamblea de Extremadura a dar cuenta del acuerdo con Farmaindustria y otros aspectos de su política en materia de medicamentos.

Este convenio es una de las medidas incluidas en el Plan de Eficiencia Farmacéutica que ha puesto en marcha la Junta de Extremadura y al que también se refirió Vergeles durante su intervención en la cámara. Este acuerdo, que comienza ahora a negociarse con los colegios, incluye que las 680 farmacias de la red extremeña presten nuevos servicios.

Entre éstos figura el seguimiento a pacientes polimedicados o la dispensación a través de la red de algunos de los fármacos que en este momento sólo se pueden obtener en los hospitales. Este nuevo servicio evitaría sobre todo que la población rural tenga que acudir hasta los hospitales en busca de los medicamentos.

“Los farmacéuticos y el SES estudiarán la posibilidad de que los primeros asuman la dispensación, aunque el SES haga la gestión de la compra de forma centralizada para lograr un mejor precio”, explican desde la Consejería de Sanidad.

Desligar los precios de los conciertos

Por otro lado, Vergeles ha venido declarando que los conciertos con las oficinas de farmacia deben realizar “un giro hacia los servicios de valor añadido” y ha apostado por que el precio de los medicamentos influya cada vez menos en la compensación que se hace en los conciertos con las oficinas de farmacia, de modo que este sistema se entienda como una inversión en seguridad, desde el ámbito de responsabilidad del farmacéutico.

El plan de eficiencia sería un acuerdo a tres bandas en el que participarían por un lado la Administración regional, por otro las oficinas de farmacias, que verían reforzar su papel de servicio público, y, finalmente, los médicos de atención primaria, como prescriptores. Las farmacias rurales –principales beneficiarias de este acuerdo- llevaban tiempo denunciando su precaria situación, a merced de su escaso volumen de ventas en una de las regiones con menor densidad de población de toda España.