21 de junio de 2018 | Actualizado: Jueves a las 12:25
Autonomías > Extremadura

"Criterios científicos" desaconsejan desfibriladores en colegios pequeños

Lo ha asegurado José María Vergeles en el pleno de la Asamblea de Extremadura

José María Vergeles, consejero de Sanidad.
"Criterios científicos" desaconsejan desfibriladores en colegios pequeños
Redacción
Jueves, 22 de febrero de 2018, a las 17:55
José María Vergeles, consejero de Sanidad de Extremadura, José María Vergeles, ha achacado a criterios científicos la decisión de no instalar desfibriladores en colegios con menos de 700 alumnos, que también está basada en estudios de las propias unidades medicalizadas de emergencia de la propia Comunidad Autónoma, y en el criterio orientativo de ésta y otras comunidades autónomas.

José María Vergeles se ha pronunciado de esta forma este jueves en el pleno de la Asamblea de Extremadura, en respuesta a una pregunta del PP sobre los motivos por lo que la Junta de Extremadura ha decidido no instalar desfibriladores en los centros educativos con menos de 700 alumnos.

En la formulación de su pregunta, el diputado del PP José María Saponi ha criticado que un partido como el PSOE, que presume de abanderar las desigualdades sociales ahora pretenda acabar con el apoyo educativo, ya que según ha según ha aseverado: "La Junta quiere hacer centros educativos de primera y de segunda categoría".

Saponi ha preguntado si considera que los alumnos de colegios de menos de 700 escolares: "¿No son merecedores de un derecho como puede ser el contar con un desfibrilador que puede salvarle la vida?.Esta medida puede ser dolosa para alumnos, docentes y familiares".

Y es que, según los datos que ha aportado, "En el caso de la localidad cacereña de Navalmoral de la Mata, solo un colegio tiene más de 700 alumnos, por lo que éste contaría con un desfibrilador que puede salvarles la vida, y el resto no, por lo que sus alumnos tendrán mayores beneficios y mayores ventajas que el resto de escolares de la ciudad", ha aseverado el diputado popular.

Saponi ha recordado al consejero que: "Se trata de un servicio público y obligatorio, en el que el alumno no puede elegir si quiere ir un centro con un desfibrilador o no, por lo que ha considerado que Vergeles tiene la obligación de no hacer distinciones entre extremeños y de velar por todos y cada uno de ellos dándole las mismas garantías y dotaciones".