Redacción Médica
21 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 22:05
Autonomías > Cataluña

Los sanitarios que pasen de la privada a la pública, sin empleo garantizado

Los trabajadores que pasen de la Clínica del Vallés al Parc Taulí lo harán como indefinidos no fijos

Antoni Comín, consejero de Salud de Cataluña.
Los sanitarios que pasen de la privada a la pública, sin empleo garantizado
Juanma Fernández
Miércoles, 06 de julio de 2016, a las 14:40
A la Consejería de Salud de Cataluña se le están complicando las cosas con el fin del concierto con la Clínica del Vallés y la reasignación de 39 de sus profesionales en los consorcios del Parc Taulí y Terrassa. Y es que el departamento de Antoni Comín no puede asegurarles un puesto ‘blindado’ a estos sanitarios, que se integrarán en la red pública como indefinidos no fijos, lo que les podría suponer un despido en caso de que se convocara una Oferta Pública de Empleo (OPE).

Fuentes sindicales confirman a Redacción Médica que se ha llegado a un preacuerdo con la empresa concesionaria para que, llegado el caso de despido de alguno de estos profesionales, se les reasigne en algún centro de la corporación o, en su defecto, se les indemnice. “Al ser una subrogación y no un ERE, no tienen derecho a finiquito al finalizar su etapa en la Clínica”, indican fuentes de los trabajadores.

En el Parc Taulí tampoco parecen muy satisfechos con la llegada de los 26 empleados que les corresponden en el reparto (los 13 restantes irán a Terrassa). Así, el comité de empresa ha dado el visto bueno a una recogida de firmas para pedir que, una vez convocadas las plazas para la llegada de estos, se prioricen en el personal que ya trabaja en el centro. “Lo que no puede ser es que primero lleguen y luego se convoquen las plazas, pero es que así es como pueden cumplir con los plazos”, matizan desde el citado centro.

La semana pasada, representantes del comité de empresa recibieron el documento que confirmaba que, finalmente, la derivación iba a ser de 39 trabajadores. De estos, ya son 12 los que se han ofrecido voluntarios para incorporarse a la red pública catalana: “Son enfermeras, auxiliares y camilleros”, explican los responsables laborales. Del mismo modo, los dos médicos internistas que trabajaban en la cuarta planta de la Clínica del Vallés (la que absorbía las derivaciones), serán subrogados al Parc Tauli de forma obligatoria.