23 de abril de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:00
Autonomías > Cataluña

La sanidad catalana se independiza por unas horas con voto secreto de Comín

El presidente Mariano Rajoy ya ha anunciado el cese del consejero de Salud, Antoni Comín

Sesión en el Parlament de Cataluña.
La sanidad catalana se independiza por unas horas con voto secreto de Comín
Marc Cebrián
Viernes, 27 de octubre de 2017, a las 15:30
Independencia de la sanidad catalana por unas horas. El Parlament ha aprobado una declaración unilateral de independencia (DUI) de Cataluña en la sesión del pleno de este viernes. La ruptura catalana tendrá una duración de unas horas, ya que el Senado ha aprobado la aplicación del artículo 155 de la Constitución con la que el Gobierno tiene previsto disolver la Generalitat y, con ello, el cese del consejero de Salud, Antoni Comín, que como el resto de diputados ha ejercido el voto de forma secreta. 

El Parlament ha aprobado la ruptura de forma unilateral con la aprobación del texto de Junts pel Sí en el que se constituye una "República catalana como Estado independiente y soberano, de derecho, democrático y social". Esta sesión parlamentaria se ha producido un día después de que el president del Govern, Carles Puigdemont, renunciara a convocar elecciones por las "injustas medidas" que abarca esta medida.

El consejero Antoni Comín aprobó esta semana la Ley de creación de la Agencia Pública de Salud, uno de los dos mecanismos con los que preparaba la hoja de ruta de la sanidad hacia la independencia de la comunidad. Pero la efectividad de este proyecto dejará de tener efecto ya que el presidente Mariano Rajoy ya ha confirmado la intervención de la Consejería con la entrada en vigor de la publicación en el BOE

Por su parte, la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, señaló que los efectos de la intervención no era tanto "asumir las competencias" como de que "los funcionarios del Departamento de Salud de la Generalitat de Cataluña continúen manteniendo los servicios públicos y por lo tanto que los hospitales estén abiertos " para que se garantice el funcionamiento del Sistema Nacional de Salud.

Intervención de la Consejería de Sanidad

El artículo 155 implica la disolución del Govern de Cataluña y, con ello, la Consejería de Salud lo que implica la cesión del consejero Antoni Comín. De este modo, la toma de decisiones, la aprobación de medidas sanitarias y el control financiero pasarán a ser competencia directa del Gobierno central.

Uno de los escenarios que se abren en este momento, es que sea el propio Ministerio de Sanidad el que se puede hacer cargo del Departamento de Salud, mientras que la otra opción, tal y como apuntó este periódico, es que el Ejecutivo ponga a un tecnócrata al frente de la Consejería para que se encargue de las gestiones en materia sanitaria sin basarse en cuestiones políticas.

Control de la financiación

Las cuentas financieras ya están intervenidas. El pasado mes de septiembre, el Ministerio de Hacienda anunció que el control de la financiación sobre el pago de las nóminas de los profesionales sanitarios. Esta medida pretendía evitar la desviación de partidas presupuestarias al referéndum del 1-O.

A pesar de que el vicepresidente del Govern, Oriol Junqueras, haya negado esta intervención, fuentes de la cartera de las Administraciones Públicas aseguraron a este periódico que la Generalitat de Cataluña debía pedir permiso y supervisión al ministro Cristóbal Montoro para pagar las nóminas a los sanitarios catalanes.