Redacción Médica
25 de septiembre de 2018 | Actualizado: Lunes a las 19:05
Autonomías > Cataluña

La reducción de jornada, último escollo para el nuevo convenio del Siscat

La principal preocupación de los sindicatos es que concluya el año y caiga el convenio actual sin ningún acuerdo

Josep María Argimon, subdirector del CatSalud, en una comparecencia pública.
La reducción de jornada, último escollo para el nuevo convenio del Siscat
José Juan Morales
Martes, 12 de diciembre de 2017, a las 14:00
Este lunes ha tenido la última reunión negociadora entre patronal y sindicatos por el convenio colectivo del Siscat. No hay acuerdo, aunque casi todos los escollos son salvables salvo la reducción de jornada, según indican fuentes sindicales. Las tres patronales proponen una reducción de 16 horas a lo largo del año a cambio de dos días libres. Los sindicatos se oponen y han dado un plazo de 48 horas a la patronal para que realice una nueva propuesta.

La principal preocupación de los sindicatos es que acabe el año, termine el convenio actual y no haya ningún acuerdo. La opción más probable encima de la mesa y sobre la que hay bastante consenso es ampliar el actual un año más y negociar a lo largo del próximo año. Pero, a mitad del més de diciembre, esa opción no está firmada y los sindicatos ya amenazan con "realizar protestas" si no se aclara el panorama.

Otro de los escollos es que se haga efectiva la subida de la masa salarial en un unoi por ciento que recoge ya el Diario Oficial de la Generalitat. El problema del Siscat es que al estar incluidos también los empleados sociosanitarios, también tiene que hacerse público para ellos para que se aplique. Aunque las fuentes sindicales consultadas por este periódico creen que este aspecto es salvable.

En el aspecto de la reducción de jornada los sindicatos defienden que "una reducción de 16 horas a lo largo del año no se nota", mientras que perder dos días, sí. Para ellos esto sería empeorar el convenio cuando piensan que llevan "ocho o diez años de rebajas" y es hora de mejorarlo para los años 2018 y 2019.

Las elecciones del 21 de diciembre serán otro problema, puesto que entre que con la aplicación del 155 no tienen un interlocutor claro en la Administración Pública y que las elecciones tardarán en resolverse, todo esto puede dilatar más el proceso.