22 may 2019 | Actualizado: 18:50

La feria pseudocientífica de Pàmies recibe 11.107 euros de dinero público

El Ayuntamiento de Balaguer paga el pabellón, la policía, la luz, la limpieza y da una subvención de 9.000 euros

El pseudocientífico Josep Pàmies y el alcalde de Balaguer, Joan Ignasi Vidal.
La feria pseudocientífica de Pàmies recibe 11.107 euros de dinero público
dom 17 febrero 2019. 17.40H
El 27 y 28 de octubre de 2018, el Ayuntamiento de Balaguer acogió la decimoprimera edición de la Feria de Alimentación y Salud, organizada por dos entidades relacionadas con el agricultor pseudocientífico Josep Pàmies: Slow Food y Dolça Revolució. De hecho, de esta última asociación fundada por él, Pàmies se apartó a finales de 2018 para desvincularla de posibles consecuencias penales, según relató a la prensa local.

Un evento que ha costado a las arcas públicas un total de 11.107 euros, según ha confirmado Redacción Médica a través del consistorio. El acceso a la feria, además, no era gratuito: la entrada de un día costaba 5 euros; y 8 euros los dos días. En concreto, la cesión del pabellón municipal donde se celebró la feria costó 836 euros. A ello hay que sumar los 9.000 euros de subvención otorgada mediante convenio entre el Ayuntamiento de Balaguer y el ‘Centre dìniciatives rurals de la plana de Lleida’.

El Ayuntamiento de Balaguer también costeó el mantenimiento y limpieza por un total de 419,16 euros; el pago de la luz (57,12 euros); la policía, que se incrementó con un efectivo más por tuno de mañana y de tarde, lo que supuso 110,80 euros en total.


La feria contó con una subvención pública de 9.000 euros


El consistorio que rige Jordi Ignasi Vidal (ERC) también pagó con dinero público la publicidad de la feria: 195 euros más IVA en el Diari Segre; 270 euros más IVA para el Diario La Mañana; y 217,92 euros para Radio Balaguer.

Todo ello para favorecer el desarrollo de un evento para la difusión de pseudociencias como la orinoterapia, que entiende la orina como un elemento con propiedades curativas a pesar que desde el siglo XIX está constatado que no hace ningún bien al paciente. También hubo otro evento dedicado al Jinsei Ki, que asegura sanar con los dedos; otro a la relación entre el “gazpacho, el cáncer y la coherencia”.

La feria también abordó el “Retorno ancestral a las plantas sagradas de Cataluña”; la “Sangre holográfica”; la teoría desmontada por la ciencia de que las señalas wifi o bluetooth afectan a la salud; u “Ormus: el elixir de la vida”, que también ha sido denunciado como otro de los grandes timos por carecer de toda evidencia científica.

Varias multas de la Consejería de Salud


La feria, que ya tiene fecha para volver a celebrarse en 2019, tuvo en esta undécima edición un contexto complicado. Un día antes de arrancar se hacía público que la Consejería de Salud catalana había sancionado a Josep Pàmies con 600.000 euros por promover una conferencia en Balaguer y difundirla en directo por Facebook en la que promocionaba el uso de dióxido de cloro, declarado medicamento ilegal y lo relacionaba con la cura del autismo.

Salud, que ya avisó a Pàmies de esta sanción, inició el expediente por una infracción muy grave del artículo 5 del texto refundido de la Ley de Garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios por el hecho de hacer promoción, publicidad e información destinada al público de productos o preparados con fines medicinales que no están autorizados como medicamentos.

Tres días antes de la feria, en la página de facebook de la asociación Dulce Revolución se denunciaba además que la Consejería de Salud pretendía multarles por haber publicado una información sobre los ‘beneficios’ del dióxido de cloro, el peligroso MMS. En ese mismo texto explicaban que, tras una multa anterior de 30.000 euros, ahora la sanción ascendía a 90.001 euros como responsables de informar y promocionar este falso fármaco del que hasta la Aemps emitió una alerta.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.