Redacción Médica
18 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 19:05
Autonomías > Cataluña

El principal Colegio de Médicos catalán fija su postura sobre la eutanasia

Así lo han afirmado en un documento aprobado por la Junta de Gobierno

Jaume Padrós, presidente del COMB.
El principal Colegio de Médicos catalán fija su postura sobre la eutanasia
Redacción
Martes, 26 de junio de 2018, a las 12:30
El Colegio de Médicos de Barcelona (COMB) ha anunciado que considera oportuno debatir sobre la eutanasia. Para ello, ha elaborado un documento de posicionamiento, 'La asistencia a personas en situación de final de vida', en el que defiende que la regulación de esta práctica debe ser compatible con la prioridad de garantizar una atención digna y de calidad en el proceso de final de vida.

Jaume Padrós, presidente del COMB, ha asegurado que: "Creemos que es oportuno debatir y legislar sobre la eutanasia en estos momentos, pero, al mismo tiempo, esto no puede convertirse en la excusa para dejar de abordar la necesidad urgente de invertir esfuerzos y recursos para asegurar una atención de calidad a todos los pacientes que se encuentran en el tramo final de vida".

En el documento, el COMB ha recordado que este no es un debate esencialmente médico, sino social y político y ha afirmado que "corresponde, por lo tanto, a los ciudadanos y a sus representantes democráticos decidir sobre esta cuestión y hacerlo con el máximo consenso".

Josep Terés, presidente de la Comisión de Deontología del Colegio, ha apuntado que: "Lejos de oponernos a la regulación de la eutanasia, queremos dejar claro que este supuesto afecta a un número relativamente bajo de casos y que la prioridad debe ser garantizar una muerte digna y en paz a todo el mundo, de acuerdo con lo que ha dado y da sentido a la vida de cada uno".

El documento del COMB recoge un mensaje muy claro: "Nadie debería desear morir por falta de acceso a los cuidados paliativos". En este sentido, ha insistido en que hace falta asegurar la equidad en el acceso a la atención paliativa integral y que esto requiere destinarle recursos y facilitar la formación específica de los profesionales. "El acceso a una atención digna y de calidad al final de vida debe ser reconocido como un derecho", ha concluido Padrós.