Redacción Médica
17 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 20:10
Autonomías > Cataluña

El 'no' al presupuesto catalán, un error donde "pierden los sanitarios"

Los colectivos profesionales analizan lo que ya es un año de prórroga presupuestaria y sin incremento de financiación

Jaume Padrós, presidente del COMB; Francesc Duch, secretario general de MC; Núria Cuxart, decana del Consejo de Enfermería de Cataluña; y Jordi de Dalmases, presidente del COFB.
El 'no' al presupuesto catalán, un error donde "pierden los sanitarios"
Juanma Fernández
Viernes, 10 de junio de 2016, a las 11:00
Que los presupuestos que el Ejecutivo catalán había preparado para 2016, y que contemplaban 317 millones de euros más para Salud respecto al año anterior, no se vayan a aprobar tras la negativa de la CUP no ha sentado del todo bien a los colectivos sanitarios de la región, aunque los consideraban muy mejorables. Desde el sindicato Metges de Catalunya (MC), por ejemplo, explican: “No teníamos gran entusiasmo, por lo que muy dolidos no estamos, aunque hubiera sido mejor tramitarlos”. Así lo narra su secretario general, Francesc Duch, a este medio: “Consolidaban los recortes en sanidad porque, por ejemplo, mantenían el recorte del 50 por ciento de la paga de productividad variable”, matiza. 

Más benevolente es Jaume Padrós, presidente del Colegio de Médicos de Barcelona (COMB), que admite que “no eran unos grandes presupuestos, pero mostraban un esfuerzo del departamento a pesar de la situación económica”. En opinión del facultativo, las cuentas presentadas por Oriol Junqueras para el 2016 eran “un baño de realidad”: “La insuficiencia financiera, el maltrato fiscal del Estado central… son cosas que ocurren y que no se pueden obviar”, añade Padrós, que ha calificado el ‘no’ parlamentario como “una muy mala noticia”.

Desde el Consejo de Colegios de Enfermeras y Enfermeros de Cataluña afirman que el actual escenario “no es una situación deseable, ni para los profesionales sanitarios ni para los pacientes”. Núria Cuxart, su decana, matiza que “la no admisión a trámite de los presupuestos, impide cualquier posibilidad de diálogo para su mejora”. Y añade: “Todos pierden, todos perdemos, que es la peor de las estrategias”.

Similar opinión tienen en el Colegio de Farmacéuticos de Barcelona (COFB) recuerdan que “el Gobierno de la Generalitat presentó los presupuestos 2016 que incrementaban un 3 por ciento la partida correspondiente a farmacia. Desgraciadamente, de nuevo el incremento ha quedado muy por debajo del aumento del 50 por cien que requería la partida para hacer frente a la dispensación real de medicamentos, tal como hizo saber el Presidente, Jordi de Dalmases, al consejero, Antoni Comín”. En cualquier caso, celebran que, al menos, el Gobierno “está cumpliendo” con su compromiso de pagar mensualmente a las farmacias, sin incrementar los plazos y a pesar de una deuda que supera "los 200 millones de euros".

Eficiencia y conciertos

El consejero Antoni Comín, por su parte, ha explicado en el Parlament que su compromiso con la salud no depende de los presupuestos y que seguirá avanzando en todo lo que no tenga relación directa con estos, como la transparencia, el empoderamiento de la Atención Primaria y la gestión de las listas de espera. En este sentido, el colectivo enfermero asume la necesidad de “un análisis del margen de mejora de la eficiencia que, en esta situación, es urgentísimo”. “Son los profesionales quienes saben y conocen como organizar más efectivamente una actividad concreta. Pero necesitan de decisiones, facilidades y confianza para hacerlo posible”, añade Cuxart.

En cuanto a otra de las cuestiones delicadas a las que se está enfrentando el departamento dirigido por Comín: la rescisión de conciertos sanitarios; en Metges no les parece un problema capital: “El dinero que no vaya a la privada se destinará a la pública, así que no será un gran problema”. Más dudas sobre tamaño asunto muestra Padrós, que simplemente considera que se “pierde el tiempo” en un debate “que se debería haber superado hace 30 años”. “Pediría menos debate político en esto, menos ideología y más números, porque no sabemos si lo público per se es más eficiente, que es de lo que se debería hablar”, concluye el representante.