Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Lunes a las 13:55
Autonomías > Cataluña

El "gravamen del Estado español" es el verdadero mal de la sanidad catalana

El presidente de Cataluña defiende la candidatura de Barcelona a sede de la EMA como ejemplo de integración en Europa

Carles Puigdemont, presidente de Cataluña, durante su encuentro en Madrid.
El "gravamen del Estado español" es el verdadero mal de la sanidad catalana
Juanma Fernández
Miguel Fernández de Vega
Lunes, 10 de octubre de 2016, a las 12:00
Carles Puigdemont tiene un objetivo: un presupuesto para las cuentas catalanas de 2017, y para eso tiene que establecer puentes con la CUP, que tiene la llave para bloquear o desbloquear este punto. La plataforma de izquierdas separatista quiere que Cataluña grave fiscalmente a las grandes fortunas, una solicitud que el ‘president’ se plantea por la justicia de una “corresponsabilidad fiscal que no afecte a las clases medias”. Sin embargo, ha reconocido que lo recaudado con una medida así no será demasiado útil: “Las expectativas de aumento son mínimas”. Un comentario que le ha servido para tildar al “gravamen del Estado español” como el verdadero mal para el sustento de sistemas públicos como el de Salud.

El líder del Ejecutivo también ha hablado de la aspiración de Barcelona a convertirse en sede de la Agencia Europea del Medicamento (EMA), enraizando la cuestión con el Brexit y una hipotética salida de Cataluña de la Unión Europea, la cual ha negado poniendo como ejemplo precisamente esta aspiración. “Deseo compartir con ustedes esta candidatura”, ha espetado ante los periodistas y empresarios que este lunes han acudido a escucharle a un desayuno informativo.

En ese  mismo encuentro, al presidente también le ha dado tiempo de despejar toda duda en cuanto a la supuesta huida de empresas en el caso de que Cataluña se independizara de España. En este sentido, y siendo consciente de que la región sustenta el mayor entramado farmacéutico de España, Puigdemont ha puesto por delante de las fronteras los intereses ‘reales’ de los empresarios. “Muchos me dicen que no les importa el secesionismo, que lo que ellos quieren es hacer negocio; y Cataluña es una zona dinámica, que atrae capital y tiene buenas universidades”, ha sentenciado antes de añadir que “el proceso catalán no dañará la economía”.

La confianza del líder de Junts pel Sí en tener unos presupuestos para 2017 es, por tanto, amplia. “Estamos mucho más cerca de lo que estábamos en junio  y no me limito a un acuerdo solo de la CUP sino de todos los grupos, igual que ha habido confluencias en otras votaciones en el Parlament, ¿por qué no llevarlas al presupuesto?”, ha argüido.

El referéndum

Claro que esto supondrá la celebración de un referéndum independentista en septiembre de ese año: “Nosotros estamos en una mesa de diálogo y negociación, lo que pasa es que estamos solos”, ha explicado Puigdemont en este término, convencido de que la consulta se celebrará y que la pregunta no será ambigua: “Dejará claro que se está preguntando por la independencia de Cataluña”, ha aseverado. Un escenario al que se llegará probablemente sin acuerdo con el Estado central, que podría aplicar el artículo 155 de la Constitución como medida preventiva ante la desobediencia. “Nosotros esperamos que no lleguen a ese punto porque hay soluciones que no son tan extremas, aunque estas tampoco son la solución”, ha espetado el representante, que cree que al final se votará por el “desborde” de la realidad.

Puigdemont ha dedicado buena parte de su intervención (y de las respuestas) a insistir en la necesidad de una consulta sobre la independencia de Cataluña, afirmando que las votaciones en el Parlament denotan que la solución no es una reforma federal. “Solo 16 votos a favor y 108 en contra”, ha explicado, insistiendo en que “hay que dialogar, aunque incomode”. En este aspecto, ha negado que el voto deba suscribirse a todos los españoles: “¿Usted voto el Brexit?”, ha espetado, circunscribiendo el futuro de Cataluña a Europa en lugar de a España. ¿Un nuevo guiño a la EMA?

Raül Romeva, consejero de Asuntos Exteriores, Relaciones Institucionales y Transparencia de la Generalitat; Neus Munté, consejera de la Presidencia; y Francesc Homs, portavoz del Grupo Catalán en el Congreso de los Diputados.

Raül Romeva, consejero de Asuntos Exteriores, Relaciones Institucionales y Transparencia de la Generalitat; Neus Munté, consejera de la Presidencia; y Francesc Homs, portavoz del Grupo Catalán en el Congreso de los Diputados.


Carles Puigdemont durante su intervención en el evento.

Carles Puigdemont durante su intervención en el evento.


La visita del presidente catalán a Madrid ha creado mucha expectación.

La visita del presidente catalán a Madrid ha creado mucha expectación.