20 ene 2019 | Actualizado: 16:30

El Clínic marca un hito en Europa con una técnica de extirpación tumoral

Es un tratamiento evita la nefrectomía total en cáncer de riñón

Hospital Clínic de Barcelona.
El Clínic marca un hito en Europa con una técnica de extirpación tumoral
jue 13 diciembre 2018. 11.35H
El Hospital Clínic de Barcelona ha aplicado una nueva técnica de extirpación de tumores malignos del riñón, mejorando la técnica ya utilizada de la nefrectomía parcial. El objetivo es evitar la nefrectomía total, que en muchos de estos casos llevaría al paciente a la diálisis. La nueva técnica ha sido aplicada Antonio Alcaraz, Jefe del Servicio de Urología del Hospital Clínic y Raul Martos, del mismo servicio.

Durante la nefrectomía parcial, sólo se extirpa el tumor canceroso o el tejido enfermo y se intenta evitar la extracción del mayor tejido renal sano posible. La nueva técnica desarrollada por el Hospital Clínic de Barcelona, y pionera en Europa, va más allá: consiste en introducir un catéter mediante la arteria femoral para taponar la arteria del riñón con un globo que permite la perfusión con una solución (suero) fría que permitirá que éste no sufra daños y así poder trabajar más tiempo; y finalmente, extraer el tumor de una manera más eficiente.

Esta técnica se ha aplicado con éxito en pacientes que tenían tumores de hasta 7centímetros. Este programa permite desarrollar la operación de forma laparoscópica en lugar de cirugía abierta tradicional, y en consecuencia, que la recuperación del paciente sea más rápida. Anteriormente esta técnica, se iba a detener la función del riñón mediante la introducción de una pinza para evitar la entrada de sangre al riñón, para poder trabajar en la extracción del tumor, lo que disminuía el tiempo para trabajar y aumentaba el riesgo de dañar el riñón de forma irreversible durante todo el proceso.

Más del 90% de las nefrectomias se realizan mediante técnica laparoscópica. Esta técnica de mínima invasión permite, mediante 3 o 4 mini-incisiones de 0,5 a 1,2 cm la introducción de tubos plásticos, a través de los cuales se realiza la disección del órgano y extracción posterior, mediante una pequeña incisión en la zona del pubis. Las ventajas de esta técnica son: el paciente sangra mucho menos, menor dolor postoperatorio, alta precoz (3-4 días), menores cicatrices quirúrgicas y reincorporación laboral más reciente. La intervención se realiza siempre bajo anestesia general. En casos con grandes tumores o con sospecha de afectación extra-renal puede ser necesaria la cirugía abierta convencional.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.