Redacción Médica
21 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 22:05
Autonomías > Cataluña

Comín equipara en “compromiso” su huida con el encarcelamiento de Junqueras

El exconsejero le ha mandado una carta al exvicepresident asegurando que ambos han asumido "sacrificios"

Antoni Comín, exconsejero de Salud.
Comín equipara en “compromiso” su huida con el encarcelamiento de Junqueras
Redacción
Viernes, 01 de diciembre de 2017, a las 11:10
El exconsejero de Salud Antoni Comín, desde Bruselas, ha enviado una carta al vicepresidente cesado del Govern Oriol Junqueras en la que equipara su huida a Bruselas con el encarcelamiento de la mitad del Govern. “Hemos asumido estos sacrificios convencidos, que no son ni serán nunca, sacrificios inútiles”, ha destacado.

El texto señala que los efectos jurídicos de la declaración unilateral de independencia forman parte de los “sacrificios asumidos” por la plenitud del Ejecutivo cesado, tanto los que huyeron de la justicia española a Bélgica como los que asumieron su papel ejecutor desde Cataluña.

La misiva, que ha sido publicada por el periódico El Punt Avui, surge el mismo día que Junqueras declara ante el juez del Tribunal Supremo por delitos de sedición, malversación y rebelión. “Hemos puesto la vida al servicio de estos ideales y del proyecto que hoy lo concreto. Como personas frágiles y falibles, pero también como personas con coraje, dispuestas a asumir ciertos sacrificios”, apunta la carta.

Cargas contra el Estado

La carta de Comín también carga contra el Estado y el Tribunal Supremo al indicar que si el juez no les deja en libertad provisional, la decisión respondería a un “cálculo político”.

“Hoy iréis a declarar y podría ser que el juez os deje en libertad provisional. ¡Dios lo quiera! En caso de que lo haga, nunca sabremos si la decisión responde a un sentido mínimo de la justicia o más bien un cálculo más político”, ha señalado.

Asimismo, ha destacado que la admisión a trámite de la querella por rebelión responde a un Estado de Derecho que “no es digno de este nombre”. “Nunca en una democracia se debería de perseguir a nadie por sus ideas políticas”, concluye.