22 de agosto de 2017 | Actualizado: Martes a las 10:50
Autonomías > Cataluña

Cataluña regula las asociaciones de consumidores de cánnabis

Se trata de ‘clubes’ donde los asociados consumen la hierba con finalidad lúdica o terapéutica

Foto de familia de los parlamentarios y los representantes de las asociaciones cannábicas.
Cataluña regula las asociaciones de consumidores de cánnabis
Redacción
Miércoles, 28 de junio de 2017, a las 18:00
El Parlamento catalán ha aprobado este miércoles la Ley de asociaciones de personas consumidoras de cannabis con los votos a favor de todos los grupos, el rechazo del PP y la abstención del diputado no adscrito Germà Gordó.

La Ley de las asociaciones cannábicas es fruto de una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) que comenzó a tramitarse la pasada legislatura y regula estos clubes para que sean asociaciones sin ánimo de lucro, legalmente constituidas, que se autoabastecen y distribuyen cánnabis entre sus asociados, todos ellos mayores de edad que consumen en ámbito privado, ya sea con finalidad lúdica o terapéutica.

Además, establece las condiciones para que se puedan constituir, los derechos y los deberes de los socios y los requisitos para hacerse, estipula mantener un libro de registro, trata la producción y el almacenamiento, el transporte y la distribución y limita la publicidad.

También regula el número de miembros y el consumo máximo mensual que fija en sesenta gramos al mes por asociado; los cultivos y el transporte; todos estos puntos estaban hasta la fecha en un vacío legal que ahora se ha regulado para dar cobertura legal a los más de 400 establecimientos que hay en Cataluña, según Mossos d'Esquadra.

Cultivo y transporte

Precisamente, sobre el cultivo y el transporte, Cs había presentado enmiendas porque entendía que es la parte que podría entrar en conflicto con la legalidad y permitir que el Tribunal Constitucional (TC) pusiera coto a la nueva norma, por lo que Cs ha votado en contra de los puntos de la ley que abordaban esos extremos.

"Luego dirán aquello de Madrid no nos deja fumar porros", ha ironizado la diputada del grupo naranja, Noemí de la Calle, que proponía en sus enmiendas que el cultivo se hiciera dentro de los clubes, con sistemas de cultivo hidropónico, para evitar que el TC actuara sobre la norma, o sanciones a los cultivos y en el transporte.

Oposición del PP

Por eso, ha criticado a la diputada Alba Vergés por no advertir a los representantes de la ILP de que la nueva ley podría entrar en conflicto con una norma superior y generar frustración, a lo que Vergés ha replicado: "No estoy de acuerdo que diga que en este Parlament vendemos la moto a las asociaciones cuando esto es una ILP".

Tras el pleno, representantes de las asociaciones e impulsores de la ILP, acompañados por los diputados de los grupos que han apoyo la norma, han realizado una rueda de prensa en la que han asegurado que lo que el código penal persigue es el consumo, el cultivo y el tráfico ilegal de sustancias estupefacientes, y han afirmado que con la nueva norma estas prácticas quedan legalizadas y "no entran en conflicto" con el código penal.

Por su parte, el diputado del PP, Alberto Villagrasa, ha advertido de que el Parlament ha aprobado una ley que es ilegal, y ha avisado de que "tratar de legislar la ilegalidad no va a ninguna parte y genera frustración".

Al finalizar los actos, diputados y miembros de las asociaciones se han hecho una foto de grupo en las escaleras del Parlament y han posado al grito de "¡Cannabiiis!".