24 de junio de 2017 | Actualizado: Sábado a las 14:50
Autonomías > Cataluña

Cataluña inicia una regularización masiva de conductores de ambulancia

El Plan de Acreditación Profesional certificará hasta un millar de transportistas sanitarios sin formación reglada

Ambulancias del Servicio de Emergencias catalán.
Cataluña inicia una regularización masiva de conductores de ambulancia
J. F. / S. L.
Miércoles, 15 de febrero de 2017, a las 09:20
El primer Plan de Acreditación y Cualificación Profesional de la Generalitat de Cataluña permitirá la regularización de hasta un millar de conductores de ambulancias que actualmente no cuentan con la titulación de técnicos de transporte sanitario.
 
Este plan, que fue anunciado el pasado mes de enero por la consejera de Enseñanza, Meritxell Ruiz, incluirá cerca de 8.000 plazas en distintos ámbitos. Entre ellas, 4.000 para dependencia y 1.000 para sanidad. El grueso de estas últimas, según han detallado fuentes de Enseñanza a Redacción Médica irán destinadas a conductores de ambulancias que necesiten acreditar sus competencias.
 
El RD 836/2012 que reguló la formación profesional en el sector del transporte sanitario y los requisitos que deben de cumplir las ambulancias fijó la necesidad de cursar un grado medio para acceder a la categoría de técnico, pero también estableció una serie de criterios para que los conductores que ya estaban trabajando se equiparasen a esta categoría.
 
Así, los conductores con una experiencia de entre 3 y 5 años podían habilitarse como técnicos de transporte no urgente en base a su experiencia; y los que tuvieran una trayectoria profesional de más de cinco años, para transporte urgente. Según detallan fuentes sindicales, concluido aquel proceso, todavía quedan en Cataluña “entre 600 y 1.000” conductores que no obtuvieron la titulación por esta vía. Todos ellos, en empresas concesionarias, según estas mismas fuentes.
 
“Los conductores que ahora mismo están trabajando en este puesto no pueden ser removidos, según el Real Decreto; pero si sus empresas cesan en su actividad, no podrán incorporarse en otras; y, si hay un proceso de regulación de empleo, serán los primeros en salir”, explican un portavoz sindical.
 
Por tanto, la Generalitat busca con este proceso regularizar y formalizar la situación de estos trabajadores y permitirles acreditar su capacitación profesional en el futuro. El proceso de acreditación se haría a través de un tribunal que les validaría si cumplen todos los requisitos fijados para obtener la certificación o, en caso contrario, les pedirá la realización de cursos complementarios.