23 de octubre de 2017 | Actualizado: Lunes a las 11:20
Autonomías > Cataluña

Cataluña desbloquea la prescripción enfermera a través de la formación

El consejero de Salud, Antoni Comín, ha presentado este viernes el proyecto de decreto catalán

Antoni Comín, consejero de Salud de Cataluña en la presentación del proyecto de decreto.
Cataluña desbloquea la prescripción enfermera a través de la formación
Olga Rodríguez
Viernes, 30 de junio de 2017, a las 14:40
El consejero de Salud de Cataluña, Antoni Comín, ha presentado este viernes un decreto que permite la prescripción enfermera a través de la formación. El proyecto de decreto, que tardará “unos cinco o seis meses en ponerse en marcha”, según el consejero, divide la prescripción en: productos sanitarios, medicamentos no sujetos a prescripción médica y medicación sujeta a prescripción médica.

A partir de esta clasificación, el departamento que dirige Comín ha establecido un protocolo, formación y acreditación necesaria para que los profesionales de la Enfermería puedan prescribir. En concreto, la medicación sujeta a prescripción médica exige una formación específica, más allá de la formación universitaria, acordada en la Comisión de práctica asistencial.

Así pues, las enfermeras podrán prescribir medicamentos sujetos a prescripción pero siempre "previo diagnóstico del médico, y previa instauración del tratamiento farmacológico", ha dicho Comín, que ha añadido que una comisión se encargará de determinar los ámbitos y la interacción en las que podrán dispensar estos medicamentos.

Reinterpretar el Real Decreto

Comín ha explicado que el decreto catalán “reinterpreta” el Real Decreto de Prescripción Enfermera ya que la norma nacional no establece el protocolo por el que los enfermeros deben pedir el consentimiento médico en la prescripción. De esta forma, Salud ha establecido el protocolo para “no tener que ir detrás del médico, cada vez que se tenga que recetar un medicamento”.

El consejero de Salud ha asegurado que “con el decreto catalán finaliza el proceso de inseguridad jurídica de las enfermeras”. Comín ha destacado que el Servicio Catalán de Salud (CatSalut) ha mantenido su calidad asistencial porque “las enfermeras han desoído el Real Decreto” y que de lo contrario, se hubiese producido un “colapso”.