Aumenta la demanda de tratamiento por cocaína en Cataluña desde 2015

Cerca de 14.000 personas iniciaron tratamiento por adición a las drogas en 2018, un 24 por ciento más hace tres años

Joan Guix, secretario de la Agencia de Salud Pública de Cataluña.
Aumenta la demanda de tratamiento por cocaína en Cataluña desde 2015
mar 20 agosto 2019. 19.30H
La demanda de tratamiento por adición a la cocaína ha aumentado en Cataluña durante los últimos tres años, con casi un 24 por ciento del total de pacientes, han explicado el subdirector general de Drogodependencias, Joan Colom, y el secretario de Salud Pública de la Conselleria de Salud, Joan Guix, en rueda de prensa.

Cerca de 14.000 personas iniciaron tratamiento por adición a las drogas en 2018, con una mayor incidencia en los hombres (tres de cada cuatro casos), según el último informe publicado por la Agencia de Salud Pública de Cataluña.


El mayor índice de mortalidad lo provoca la cocaina y el alcohol


Por tipos de droga, "la sustancia estrella", que desde hace dos décadas es la responsable de la mayoría de las peticiones, es el alcohol, con un 42,2 por ciento (5.879 casos); la segunda la cocaína, con un 23,9% (3.338 casos); el cannabis con un 13,8 por ciento (1.924 casos); la heroína que se estabiliza con un 11,9 por ciento (1.607 casos), y el tabaco con un 3,7 por ciento (521 casos).

En cambio, en 2015, el inicio de tratamientos por cocaína en Cataluña representaba un 17,95 por ciento del total de iniciados (ha crecido en seis puntos porcentuales), mientras que al alcohol lideraba, con el 47,42 por ciento.


"En el tabaco, el paciente lo deja de manera voluntaria en múltiples ocasiones"


En referente al tabaco, aunque su consumo es muy elevado y provoca, junto al alcohol, el mayor indicie de mortalidad, solo los casos más graves llegan a los servicios especializados (521 casos en 2018), ya que en "múltiples ocasiones el paciente es quien lo deja de manera voluntaria".

Colom ha apuntado como positivo la estabilidad en el consumo de heroína en el territorio, gracias al cierre de algunos narcopisos de Barcelona, sobre todo en la zona del Raval durante el pasado octubre, y a la incidencia de las salas de consumo supervisado que otorga el departamento.

En relación a la edad media de solicitud de los pacientes a un tratamiento varía según la droga: el cannabis es la droga con una franja de edad más joven, donde un 45 por ciento de los usuarios tienen menos de 25 años; mientras que el tabaco y el alcohol se encuentran en edades más maduras,entre los 45 y 55 años.

El número de urgencias hospitalarias por causa del consumo o abuso de sustancias que fueron atendidos durante 2018 fue de 17.477, de las que el 57% fue por consumo de alcohol.


"Ninguna sobredosis provocó la muerte" 



En Cataluña han 31 centros de reducción de daños


Como medidas de prevención los Servicios de Reducción de Daños (SRD) atendió a 6.878 usuarios durante 2018 para atender a las personas que "no querían o no podían" iniciar un tratamiento para su adicción, y las salas de consumo recibieron a 3.675 pacientes.

En total se realizaron 146.916 consumos supervisados, de manera higiénica y segura para prevenir infecciones graves como la infección por VIH y las hepatitis, así como muertes por sobredosis: "De las 214 sobredosis que tuvimos constancia ninguna provocó la muerte".

Colom ha resaltado a "Cataluña como la pionera en servicios de reducción de daños", donde hay repartidos 31 centros con el fin de atender a los usuarios y que tengan acceso a una ducha, buena higiene, cuidados básicos, vacunas, alimentos, un punto de encuentro y un lugar donde formarse.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.