19 de octubre de 2017 | Actualizado: Miércoles a las 20:30
Autonomías > C-La Mancha

Un microimplante en el ojo permite tratar con éxito el glaucoma

Permite reducir el nivel de presión intraocular a pacientes con esta afección mediante cirugía mínimamente invasiva

Equipo del servicio de Oftalmología del Hospital General Nuestra Señora del Prado.
Un microimplante en el ojo permite tratar con éxito el glaucoma
Redacción
Martes, 25 de octubre de 2016, a las 16:20
El servicio de Oftalmología del Hospital General Nuestra Señora del Prado de Talavera de la Reina, dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM), está realizando con éxito un abordaje quirúrgico del glaucoma mediante el implante de un microdispositivo intraocular.
 
Según explica el jefe del Servicio, Carlos Lázaro, este microdispositivo, de seis milímetros de longitud y 45 micras de ancho, se implanta en el curso de una cirugía microincisional, es decir, una intervención mínimamente invasiva, lo que deviene en un postoperatorio más cómodo y una recuperación más rápida.
 
Los resultados de esta novedosa técnica “permiten reducir de forma significativa el nivel de presión intraocular en los pacientes con glaucoma”, apunta el doctor Lázaro.
 
Asimismo, el doctor Lázaro advierte que este microimplante no está indicado en todos los pacientes, sino en aquellos que padezcan “un glaucoma leve o moderado, y especialmente en aquellos casos en los que el paciente va a someterse a una cirugía de cataratas”.
 
Principal causa de ceguera
 
El glaucoma es una de las principales causas evitables de ceguera en España. Se estima que afecta a entre el 2 y el 4 por ciento de la población, con un incremento de su prevalencia en edades avanzadas.
 
Así, el glaucoma aparece cuando la presión intraocular aumenta, ya sea de forma aguda o crónica. Según explica el doctor Lázaro, “este aumento de presión daña el nervio óptico” y deviene en una “pérdida progresiva de la visión periférica” que, al ser en la mayoría de los casos una alteración gradual e indolora, no es percibida por los pacientes hasta que es permanente e irreversible.
 
La forma más frecuente de tratar el glaucoma consiste en la aplicación de colirios con el objetivo de disminuir la presión intraocular. Si así no se logra controlar, la siguiente opción es la utilización del láser, un procedimiento que facilita la salida del humor acuoso, con lo que se consigue la reducción de la citada presión intraocular.
 
El último paso en el tratamiento del glaucoma es la cirugía, y en este sentido, la cirugía mínimamente invasiva ha venido experimentando interesantes avances en los últimos años, recalca el doctor Lázaro, que explica que recientemente en el 92º Congreso de la Sociedad Española de Oftalmología se ha presentado el libro ‘Cirugía Microincisional del Glaucoma’ en el que ha participado el Servicio de Oftalmología del Hospital General Nuestra Señora del Prado de Talavera de la Reina y en el que se abordan los citados avances.