17 de octubre de 2017 | Actualizado: Martes a las 18:30
Autonomías > C-La Mancha

El General de Cuenca busca la terapia más adecuada en broncoespasmo

Está analizando qué fármacos tiene más ventajas en el tratamiento de niños con repetidas dificultades respiratorias

El Hospital Virgen de la Salud de Cuenca.
El General de Cuenca busca la terapia más adecuada en broncoespasmo
Redacción
Viernes, 28 de abril de 2017, a las 15:30
El Servicio de Pediatría del Hospital Virgen de la Salud de Cuenca ha analizado qué modalidad de administración de los fármacos inhalados tiene más ventajas en el tratamiento del broncoespasmo, una situación de dificultad respiratoria en los niños que se repite sucesivamente y en la que la cámara presurizada, junto a una cámara espaciadora y mascarilla, tiene “importantes ventajas” frente al método de nebulización de pared con oxígeno.

Así lo han examinado en la Sesión Clínica General de este hospital profesionales del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam) como los facultativos Teresa Sánchez de Mora —médico interno residente (MIR) de Medicina Familiar y Comunitaria— y Juan Manuel Rus —especialista del Servicio de Pediatría—, quienes han defendido las ventajas del sistema inhalador con cámara presurizada (ICP) y cámara espaciadora para la administración de fármacos inhalados aunque la nebulización se considere “más efectivo”.

Entre las ventajas del sistema inhalador con cámara presurizada para el tratamiento del broncoespasmo, Sánchez ha asegurado que se ha mostrado “más seguro porque hay menos efectos secundarios” y ha afirmado que es “más efectivo en la práctica ya que se deposita mayor cantidad de fármaco a nivel pulmonar”, ha informado la Junta en una nota de prensa.

Asimismo, ha destacado que el tiempo de espera de los pacientes en Urgencias “se reduce notablemente con la administración de los broncodilatadores mediante esta modalidad de tratamiento, lo que redunda de forma positiva en la calidad asistencial y en la satisfacción del paciente”.

Por último, ha indicado que el método tiene un valor educativo porque si posteriormente es el sistema que el médico recomienda para la administración del medicamento en casa, los padres pueden conocer cómo administrar el medicamento mediante este procedimiento y “se evitarían nuevas visitas a Urgencias e incluso ingresos hospitalarios”.