La exconsejera de Sanidad de Castilla y León explica su experiencia en el cargo y su vuelta a la Medicina

Verónica Casado: "La política me ha enseñado a no fiarme de nadie"
Verónica Casado, médico de Familia y exconsejera de Sanidad de la Junta de Castilla y León.


02 ene 2022. 17.40H
SE LEE EN 15 minutos
Tiempo de descanso para Verónica Casado, exconsejera de Sanidad de la Junta de Castilla y León. La médica de Familia ha estado al frente de la consejería desde julio de 2019 hasta el pasado 20 de diciembre, cuando fue cesada del cargo. Casado hace balance de su trayectoria como consejera de Sanidad y de la gestión de la pandemia en una entrevista para Redacción Médica.

La exconsejera de Sanidad asegura que su valoración "es terrible, una experiencia extremadamente dura" y tras su cese siente "alivio, agradecimiento, tristeza y preocupación". Lamenta que la política sea "muy cortoplacista" y sus sombras" y la manera en la que cesaron, de forma "deshumanizada y fea". De cara a futuro, Casado se reincorporará a su centro de salud y apoyará al también médico Francisco Igea, candidato a la presidencia de Castilla y León por Ciudadanos.

¿Qué valoración hace de su experiencia como consejera de Sanidad de Castilla y León?

La primera valoración es terrible, ha sido una experiencia extremadamente dura. La gestión de la pandemia es un reto extraordinario de planificación y gestión. He tenido la suerte de contar con un equipo extraordinario y hemos hecho lo que hemos podido y más. Muchas veces no decían que estábamos a media jornada porque trabajábamos 12 horas. La primera ola fue extremadamente dramática porque nos pilló sin reserva de equipos de protección individual y después hicimos una reserva estratégica. Ha sido una etapa de mi vida muy compleja. Tengo cuatro sentimientos encontrados: alivio, porque ha sido una experiencia de una extrema dureza: un sentimiento de agradecimiento porque he recibido mensajes de apoyo; tristeza, por cómo se han dado las cosas y porque si estamos intentando humanizar la medicina, la política tiene que ser más humanizada; y una inmensa preocupación por esta sexta ola y el impacto que pueda llegar a tener. No te pueden cesar después de haber trabajado como si no hubiera mañana con un correo electrónico y enterándome de la manera que me enteré, es bastante duro y muy triste.

¿La política le ha enseñado de algún modo a ser mejor médica?

La política me ha enseñado a no fiarme de nadie, solo de algunas personas. Me ha enseñado que la política es muy cortoplacista, aunque creo que se puede hacer otra política, desde la honestidad, los datos y la transparencia. El cortoplacismo lleva a hacer cálculos electorales que a mí no me gustan nada. Cuando llegué a las Cortes pedí un pacto por la sanidad y durante meses estuvimos trabajando en ello porque me parece que la sanidad no tiene que ser un instrumento de agresión entre partidos, sino que todos debemos intentar trabajar para tener el mejor sistema sanitario público. A mí me parece que un pacto por la sanidad a escala nacional debería ser fundamental. La política me ha ayudado a ver las cosas desde el otro lado y ver que en muchas veces soluciones que te parecen tan elementales pues no son fáciles de poner, son bastante difíciles de implementar.

¿Qué límites tiene la política para mejorar la sanidad que usted no creía antes de conocerla de primera mano?

El cortoplacismo. La sanidad necesita pensar a medio y largo plazo. Tenemos una excelente sanidad, un sistema sanitario público muy bueno y unos profesionales excelentes, es decir, unas fortalezas muy importantes, pero también es verdad que tenemos debilidades y amenazas. En este momento quizá la amenaza más grande está posicionada en Atención Primaria. La Primaria se ha fragilizado a lo largo de los años, no se ha financiado debidamente y vamos a tener un déficit de profesionales muy importante. Todas estas medidas que se necesitan para reconducir la Atención Primaria y hacer más fuerte el sistema sanitario, digitalizarlo, tener correctos sistemas de información y humanizarlo son cosas que no se hacen en poco tiempo, se necesita medio y largo plazo, se necesita un consenso importante, se necesitan muchos apoyos. Todas esas cosas son las que echo de menos para la política sanitaria, que tienen que pensarse a largo plazo.


"Tras mi cese tengo cuatro sentimientos encontrados: alivio, agradecimiento, tristeza y preocupación"



Ha vivido parte del cargo en pandemia, ¿de qué se siente más orgullosa y qué le quedó por hacer?

Me siento muy orgullosa de la gestión de la pandemia de toda mi consejería y los equipos directivos de las once áreas que tenemos en Castilla y León. También de las decisiones, hubo tres importantes: optar por ciencia y política, creo que la política tiene que estar informada por la ciencia; hacer que Castilla y León fuera una sola área y que todos trabajábamos para todos; y que estas redes haya sido dirigidas por coordinadores clínicos. Quien mejor conoce la sanidad somos las personas que estamos dentro y a la hora de organizarnos el darles mucha voz ha sido muy importante. Otro elemento importante ha sido la reserva estratégica.

Por otra parte, me quedan por hacer los proyectos que teníamos encima de la mesa y la gestión de la pandemia ha minorado su avance. La ordenación y refuerzo de Atención Primaria, los sistemas de información orientados a los resultados en salud y el desempeño profesional, la digitalización del sistema y que el sistema esté absolutamente conectado. Otra línea de trabajo importante es planificar correctamente las necesidades de recursos humanos que tiene el sistema. El problema que tenemos ahora del déficit de profesionales es algo que viene de muy lejos. Hay que hacer una labor de planificación importante de los recursos humanos que necesita a corto, medio y largo nuestro sistema sanitario, así como potenciar la humanización del sistema sanitario.

¿Cómo combina una médica la gestión política y su criterio sanitario?

Es difícil. La gestión sanitaria y la planificación se combinan bien porque el conocer el sistema sanitario da un plus de rapidez y tener el sistema sanitario en la cabeza es fundamental. Con la política es más difícil porque la política se mueve más por lo que consideran los políticos que les puede o no beneficiar a la hora de tener votos. Muchas veces las críticas podían llegar a ser terribles cuando tu pensabas y decías 'es que los datos cantan, los tenemos aquí encima de la mesa, os lo enseño, quiero tener reuniones'. No interesaba, no he tenido contrapropuestas. Me decían, de puertas hacia dentro, 'esto que planteas es estupendo pero no lo vamos a apoyar porque ponemos en peligro los votos'. Eso es a mí lo que no me gusta y me resulta muy difícil conjugar eso con las necesidades de un sistema sanitario.

¿Alguna vez el Ministerio o sus propios técnicos han sido capaces de calcular el final de la pandemia tal y como la conocemos ahora: restricciones, rastreo de casos…?

No, uno de los microbiólogos más famosos del mundo dijo que el virus más tonto y más elemental es mucho más inteligente que todos los virólogos más inteligentes del planeta. Los virus cambian y mutan y pueden adquirir determinadas formas. Hay algunos estudios que determinan que esta sexta ola podría ser, por esta variante, una ola más definitiva, que va a contagiar prácticamente a todo el mundo, pero que va a ser menos letal y el virus se puede convertir en uno más estacional. Probablemente cambie de ser una pandemia a ser una epidemia que provoque que de vez en cuando podamos tener infecciones.


"De puertas hacia dentro me decían, 'esto que planteas es estupendo pero no lo vamso a apoyar porque ponemos en peligro los votos"



Usted ha dirigido a la Consejería en la gestión de la pandemia, ¿las modelizaciones y los expertos les indicaron que la sexta ola llegaría y que lo haría con este nivel de transmisión y de menos ingresos?

Lo que ya sabíamos es que la vacuna había disminuido un 90 por ciento la mortalidad y un 80 por ciento los ingresos. No teníamos todavía la variante Ómicron, pero dije que esta sexta ola iba a ser la de los no vacunados y de los niños, que aún no estaban vacunados. La vacuna quita gravedad a la enfermedad, pero no evita el contagio. Si no evita el contagio y seguimos teniendo personas frágiles y la letalidad no baja a cero, seguimos teniendo un riesgo. Estábamos preparados para aplicar medidas para quitar presión a Atención Primaria.

¿Cómo fue su cese?

El jueves tuvimos un Consejo de Gobierno en el que no se nos dijo lo que iba a pasar, comenté que iba a reunir a los expertos, el viernes por la tarde estuvimos reunidos y el sábado y el domingo estuvimos preparando las acciones que teníamos que implementar a partir del lunes. El lunes me confundí, me fui al Palacio de la Asunción, donde está la sede del Gobierno, y entré en la sala donde hacíamos los Consejos de Gobierno pensando que había una comisión delegada, las que dirige el consejero de Economía y Hacienda, abrí la puerta y me encontré allí una reunión de los consejeros con varios secretarios generales y no estábamos ninguno de los cuatro por parte de Ciudadanos. Pregunté si la comisión delegada era entonces y me contestó el consejero de Economía y Hacienda diciéndome que la reunión era telemática. Salí de la sala completamente estupefacta por la situación y al poco entra a mi teléfono un correo electrónico en el que se me comunicaba que había sido cesados los cuatros consejeros que íbamos por Ciudadanos. A los pocos minutos me llama el presidente y me dice que por dar estabilidad al Gobierno ha convocado las elecciones, que serán en febrero y que nos cesan a los cuatro consejeros que íbamos por Ciudadanos. Le dije a Alfonso Fernández Mañueco, "la historia nos pondrá a todos en nuestro sitio". Todas las cosas que pensábamos implementar el lunes no sé si se están haciendo o no.

¿Se podía esperar la decisión de ser cesada y ser cesada de esta forma?

No, nunca. Creo que durante dos años y medio, quizá al final pudo haber algún momento más de tensión, pero en principio trabajamos como un solo equipo e íbamos juntos. Realmente lo que me da tristeza y lo que no me esperaba era ser cesada de esta manera sin que me miraran a los ojos. Cuando tu te dedicas a esto sabes que un día estás y al día siguiente puedes no estar, ese no es el problema; el problema es el cómo se ha hecho. Después de trabajar tanto y haber dado tanto, creo que haber tenido un bien nivel de relación interno y te cesen de esta manera sin mirarte a los ojos. Puedo entender el cese, lo que no entiendo que me cesen por correo electrónico y de estas maneras. Me parece deshumanizado y feo.

¿Le parece peligroso cesar a una consejera de Sanidad en un momento complejo de la pandemia?

Mi equipo y yo estamos entrenados para montar cosas ahora mismo de una manera ágil y rápida. Un consejero nuevo, aunque conozca el sistema sanitario, no conoce tanto la propia consejería y creo que no es bueno hacer este tipo de cambios y menos en medio de una sexta ola tan importante.


"Puedo entender el cese, lo que no entiendo es que me cesen por correo electrónico. Me parece deshumanizado y feo"



¿Volvería a aceptar el cargo de consejera de Sanidad?

Estoy muy refrectaria, ahora mismo lo único que quiero es estar con mi familia y descansar un poco. En esta vida no puedes decir nunca más, pero de momento necesito desintoxicarme y un espacio de tranquilidad.

¿Qué le pareció la decisión de dimitir de Carmen Pacheco, ya exdirectora de Salud Pública?

Me parece totalmente respetable. Le pedí a mi equipo que se quedaran por la población. Me parecía que estas decisiones políticas no deberían repercutir o deberían repercutir lo menos posible sobre la población, pero también lo entiendo. Pacheco ha sufrido mucho y creo que en un momento determinado ella ha dicho 'no puedo más' y es muy respetable. Además, el día que me cesaron me llamó el actual consejero, Alejandro Vázquez, para decirme que entre nosotros había habido una buena relación y él se despidió muy correctamente de mi, me agradeció el trato que había tenido con él y le pedí que intentara hacer los mínimos cambios posibles. Me dijo que si los integrantes del equipo se querían quedar, él no iba a hacer ningún cambio. El gerente regional se fue al mismo tiempo que yo y sé que varios directores técnicos se están marchando, no les ha gustado nada como se nos ha tratado.

¿Cómo ha sido su relación con Francisco Igea y le apoya como candidato a la presidencia de Castilla y León?

Mi relación con Igea ha sido absolutamente magnífica. Me pidió ser consejera de Sanidad y yo no quería porque a mí me gusta mucho lo que soy, médica de Familia, me gusta mucho la docencia y la formación especializada, y para mí eso me satisfacía. Me lo propuso tres veces y le dije que sí porque compartía al 100 por cien el proyecto sanitario. Me parece que es una persona que tiene las cosas muy claras y que nunca ha interferido jamás en las decisiones que hemos tomado. Me he dedicado a la asistencia, a la docencia, a la universidad y a la investigación y nunca jamás me he sentido discriminada hasta llegar a las Cortes. No solamente no me ha tutelado, sino que me ha acompañado siempre en todas las decisiones que he tomado, me ha reforzado y ayudado. Por supuesto le voy a apoyar, porque él representa una manera de hacer política que no es la habitual, su política es de honestidad y de datos. Me parece una persona magnífica para poder dirigir esta comunidad.

¿Qué consejo le daría al futuro consejero o consejera de Sanidad elegido tras las próximas elecciones?

Que trabajara por la sanidad, por la salud, que no hiciera demasiado casos a los ataques políticos de política pequeña. Por ejemplo, Atención Primaria está hiperdiagnosticada y ahora lo que hay que hacer es pasar a la acción: financiar, organizar, planificar, reordenar y reforzar. Lo que le pediría es que implemente acciones para fortalecer un sistema sanitario, que es muy bueno, pero tiene amenazas y debilidades en las que se tiene que trabajar.

¿Cómo planifica su futuro de cara a este 2022 que llega?

Lo que he hecho fue pedir mi reincorporación a mi puesto de trabajo, voy a descansar y reciclarme los dos meses y medio y luego me incorporaré a mi centro de salud y a mis actividades, las que tenía antes de formación de residentes, de formación de universitarios y a seguir con mis artículos y mi vida. Tengo una vida, el problema es que muchos políticos no tienen una vida a la que volver. Yo tengo una vida a la que volver y que me satisface mucho.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.