29 de mayo de 2017 | Actualizado: Domingo a las 19:40
Autonomías > Castilla y León

Sacyl amplía el análisis de fondo de ojo a diabéticos en centros de salud

El objetivo es prevenir patologías de la retina que pueden provocar ceguera

Antonio Sáez, consejero de Sanidad de Castilla y León.
Sacyl amplía el análisis de fondo de ojo a diabéticos en centros de salud
Redacción
Miércoles, 01 de marzo de 2017, a las 10:50
Los centros de salud de Castilla y León generalizarán el análisis de fondo de ojo a pacientes con diabetes, en conexión con los hospitales y el Instituto Universitario de Oftalmobiología Aplicada (IOBA), para prevenir la retinopatía diabética y la ceguera. De esta forma, el cribado se realizará con los retinógrafos que ya operan en los centros de salud y que incluso podrían funcionar de forma móvil, como actualmente se hace con las mamografías.

Este programa se ha puesto en marcha con la intención de divulgar, en el año de la retina en España, que tres de cada cuatro casos de ceguera se deben a enfermedades de la retina que se pueden prevenir con revisiones y tratamientos a tiempo.

Para que ese análisis del fondo de ojo pueda discriminar a más pacientes, el IOBA en colaboración con un equipo investigador de Telecomunicaciones de la Universidad de Valladolid idean un software que permita mediante un análisis automático de imagen del fondo de ojo determinar si el paciente diabético debe ser derivado al oftalmólogo o no.

Revisiones necesarias

Según ha explicado la investigadora principal del grupo de retina del IOBA, Maribel López, menos del cincuenta por ciento de los pacientes con diabetes se hacen revisiones periódicas del fondo de ojo y un 25 por se las han hecho nunca.

El proyecto investigador, que recibe el nombre de A2IFO, busca poder analizar de forma automática si el fondo de ojo presenta síntomas de ceguera, y si la diabetes ha afectado a la retina, para derivarlo al oftalmólogo o no, según EFE. Ese procesado automático del fondo del ojo que persigue ese nuevo software, permitirá reducir mucho el número de pacientes que requieren asistencia presencial y "se llegaría a tiempo de prevenir la ceguera", que "es el objetivo final", ha reflexionado la investigadora.

El consejero de Sanidad, Antonio Sáez, ha recordado que en Castilla y León hay 167.000 diabéticos mayores de catorce años controlados por los médicos de familia, aunque hay otra parte no diagnosticada, y de los que sí lo están "una parte no pequeña no se hace con la frecuencia deseable los controles de fondo de ojo". Además, la retinopatía diabética afecta a entre el 50 y 65 por ciento de los diabéticos de tipo uno y entre el 20 y 25 por ciento del tipo dos, con casi un millón de afectados en España.

Dentro de este año de la retina, también se pondrán en marcha todos los viernes en el IOBA, a partir del 10 de marzo, revisiones del fondo de ojo a los pacientes diabéticos que no lo hayan hecho en el último año.