18 feb 2019 | Actualizado: 19:00

"Recoletas ha apostado por un centro urológico que sea referencia nacional"

El Grupo está utilizando alta tecnología para el tratamiento de patologías complejas

José H. Amón Sesmero, director del Instituto Urológico Recoletas.
"Recoletas ha apostado por un centro urológico que sea referencia nacional"
lun 04 febrero 2019. 09.20H
La aplicación de la cirugía robótica y otras tecnologías de alta precisión por parte de Recoletas Red Hospitalaria está permitiendo el tratamiento de patologías complejas en zonas de difícil acceso con una cirugía convencional. Todo ello se está llevando a cabo mediante el uso de determinados equipos como el Robot Da Vinci Xi, un sistema que está cambiando el modo de operar, tal y como ha asegurado José H. Amón Sesmero, director del Instituto Urológico Recoletas. Además, esta tecnología también ha mejorado la precisión con la que se llevan a cabo las intervenciones quirúrgicas y el postoperatorio que sufren los pacientes.

¿El uso de la cirugía robótica ha cambiado por completo el modo 'tradicional de operar'?

Indudablemente la cirugía robótica está cambiando la forma de operar de los cirujanos y también su formación y entrenamiento. Estoy convencido de que su uso se va a extender y que gran parte de la cirugía se hará en un futuro inmediato con ayuda de robots, particularmente todas las técnicas que hoy consideramos complejas. Por otro lado, la posibilidad de aprender con simuladores, el poder ensayar una intervención de modo virtual antes de realizarla sobre el paciente ofrece una seguridad adicional que dista mucho del aprendizaje clásico de la cirugía, que carecía de esta posibilidad.

Hace escasos meses que incorporaron el Robot Da Vinci Xi. ¿Cuáles son las patologías complejas que pueden tratarse mediante el uso de este equipo?

El robot Da Vinci ofrece particulares ventajas en el campo de la cirugía oncológica y reconstructiva. Indudablemente 

Una parte importante de las intervenciones quirúrgicas del futuro se realizará con ayuda de un robot


es la prostatectomía radical por cáncer de próstata, dada la gran incidencia de este tumor en el varón, la intervención que realizamos con mayor frecuencia. La cirugía robótica nos permite realizar una técnica meticulosa de cara a respetar el mecanismo esfinteriano y los nervios responsables de la erección, por lo que las secuelas funcionales que frecuentemente acompañaban a esta cirugía (incontinencia urinaria, disfunción eréctil) disminuyen sensiblemente. En cáncer renal, en cáncer de vejiga, en tumores del tacto urinario superior, en patología tumoral de la glándula suprarrenal, en la linfadenectomía por cáncer testicular, el robot Da Vinci permite alcanzar la radicalidad oncológica con mayor seguridad y menor morbilidad que con la cirugía clásica, ya sea abierta o laparoscópica. La precisión quirúrgica que permite el robot y la posibilidad de alcanzar zonas de difícil acceso con cirugía convencional hace que sea la técnica de elección a la hora de realizar intervenciones reconstructivas como la reparación del prolapso pélvico en la mujer, el tratamiento de la hidronefrosis congénita, o la reimplantación ureteral.

Pero, además, el robot Da Vinci del Hospital Recoletas Campo Grande tiene un uso multidisciplinar y puede ser utilizado en muchos procedimientos de Cirugía General, de Ginecología y de Otorrinolaringología.

¿En qué supera el equipo Da Vinci Xi a otros dispositivos que en la actualidad se encuentran en el mercado?

El modelo Xi es la última generación de robot Da Vinci, y como ocurre con todo tipo de tecnología, cada nuevo modelo aporta ventajas y prestaciones que le hacen superior o más sencillo de manejar que el modelo anterior. El modelo Xi ofrece ventajas a la hora de realizar el "acoplamiento" de los brazos del robot con los puertos de entrada en el abdomen, simplificando esta maniobra y disminuyendo este tiempo quirúrgico. Pero su gran avance es la versatilidad que aporta en aquellos procedimientos que precisan de un amplio campo quirúrgico como, por ejemplo ocurre en el cáncer colorrectal.

¿En qué beneficia la cirugía robótica de alta complejidad a los pacientes?

La posibilidad de conducir la cámara y los instrumentos a zonas recónditas del organismo, de difícil acceso por otra vía, y la capacidad de aumentar la imagen 3D hasta 10 veces junto a la eliminación del temblor distal de los instrumentos permiten realizar la cirugía con mayor precisión y seguridad. Cuando hablamos de intervenciones oncológicas, la cirugía robótica permite dar mayor garantía de radicalidad en cuanto a la extirpación del tumor y de menores secuelas funcionales.

¿La aplicación del robot Da Vinci Xi tiene beneficios postoperatorios para los pacientes?

Como consecuencia de las ventajas que antes expresaba, en cualquier intervención realizada con robot el sangrado intraoperatorio disminuye y el dolor postoperatorio también, lo que conlleva que el postoperatorio del paciente sea más confortable y menos prolongado.

¿Qué facilidades tiene para el profesional el uso y aplicación de este tipo de alta tecnología sanitaria?

La cirugía robótica exige una preparación y aprendizaje para su óptimo desarrollo, y por otra parte el entrenamiento debe

Este tipo de cirugías garantizan una mayor precisión en la extirpación del tumor


ser continuo para no perder la habilidad adquirida. Pero es indudable que la curva de aprendizaje de las técnicas realizadas mediante cirugía robótica es inferior a las de las técnicas laparoscópicas. Además, el cirujano que trabaja con el robot se cansa menos, trabaja con mejor ergonomía y eso implica menor estrés para él y para todo el equipo quirúrgico.

El Instituto Urológico Recoletas ha sido una de sus grandes apuestas. ¿Qué retos están superando a nivel médico y asistencial?

Hemos apostado por crear un Instituto que sea de referencia para la Urología castellanoleonesa y nacional. Nuestro compromiso es ofrecer una práctica clínica de excelencia , que incorpore los últimos avances en diagnóstico y en tratamiento, y que al tiempo que sintonice con la evidencia científica tenga en cuenta la singularidad de cada paciente realizando una medicina muy personalizada, con una asistencia cercana, ética, sin demoras y respetuosa con el paciente.

La incorporación de la cirugía robótica completa la amplia cartera de servicios que ofrece el Instituto en cuanto a cirugía de mínima invasión. Actualmente podemos ofertar cirugía robótica, cirugía laparoscópica, terapia focal o radioterapia SBRT, gracias al excelente servicio de radioterapia en los procesos cancerígenos urológicos.

¿Qué retos y avances superan gracias a trabajar con la tecnología que pone a su disposición el grupo?

No cabe duda que la implantación de la cirugía robótica ha sido un reto para el Instituto Urológico pero, sobre todo, ha sido una gran oportunidad para posicionarnos a la altura de los servicios urológicos de excelencia dentro del ámbito de la medicina privada en nuestro país. Como decía antes, el Instituto Urológico quiere ser un referente en innovación y ofrecer una práctica de vanguardia, lo que exige un alto equipamiento tecnológico por una parte, y responsabilidad, rigor científico y espíritu de superación de sus profesionales por otra.

Además de la cirugía robótica hemos incorporado los últimos avances diagnósticos como es la biopsia prostática por fusión, la biopsia líquida, o quirúrgicos como el láser Holmium para la enucleación de la próstata de modo prácticamente exangüe, con mínimo postoperatorio, o láser de alta energía para el tratamiento percutáneo o endoscópico de la litiasis renoureteral, o novedosas técnicas quirúrgicas en andrología. El equipo profesional del Instituto Urológico goza de una vocación innovadora manteniendo el compromiso ético de ofrecer una asistencia de alta calidad y eficiencia.

 
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.