Redacción Médica
21 de septiembre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 12:15
Autonomías > Castilla y León

"El pacto social entre Consejería y sindicatos pone en duda quién manda"

Para Alfredo Escaja, presidente del Consejo de Enfermería de Castilla y León, el decreto de prescripción pesa demasiado

Alfredo Escaja, presidente del Consejo de Enfermería de Castilla y León.
"El pacto social entre Consejería y sindicatos pone en duda quién manda"
Miguel Fernández de Vega
Jueves, 28 de julio de 2016, a las 09:30
Alfredo Escaja, presidente del Consejo de Colegios de Enfermería de Castilla y León, ha hablado con Redacción Médica para explicar cómo ha afectado a la profesión la anulación de la OPE de Enfermería, además de lanzar varias peticiones al futuro ministro de Sanidad, entre las que por encima de todas, destaca la derogación definitiva del decreto de prescripción enfermera. 

Escaja asegura que el PP les ha defraudado.

La primera pregunta es obligada. Ahora que está en plena negociación la formación del nuevo gobierno, ¿cuál es el pacto que más conviene a la profesión?

Por el trato que da a los colegios profesionales que esté el Partido Popular en el Gobierno nos beneficia porque la izquierda tiene una filosofía que no compartimos, pero como profesión y con el decreto de prescripción enfermera sobre la mesa, un PP fuerte nos va a venir muy mal.  No ha cumplido con sus promesas, pero sí es cierto que diputados del partido han manifestado de forma pública y privada que ese decreto no puede cumplirse de ninguna manera.

Escaja cree no cabe otra posibiliad que derogar el decreto de prescripción enfermera.

PSOE y Ciudadanos han insistido mucho estos últimos meses en que derogarán el decreto de prescripción enfermera. ¿Esto iluminaría la profesión llegado el caso?

Desde luego. En este momento no cabe otra posibilidad que derogar este decreto. Estaba pactado con la profesión médica, pero no fue tanto la presión ejercida por este colectivo, sino la de algunos senadores conservadores del PP la que pesó a la hora de convencer al ministro para que se cambiara el punto 3.2. 


Una de las demandas de Enfermería a nivel estatal es la inclusión en el grupo A1. Ningún partido político lo lleva en su programa electoral. ¿Por qué cree que esta reivindicación no encuentra el respaldo político? 

Esta demanda llegará por la propia lógica del desarrollo. Entendemos que las cosas llevan su propio tiempo porque en este caso supone al Estado un desembolso económico importante. Somos conscientes de que esa reivindicación no se va a conseguir mañana, pero sí es el momento de concienciar a la administración.

Escaja no entiende la insistencia del sindicato UGT de recurrir  la OPE de Enfermería.

Uno de los principales problemas que han tenido es la anulación de la OPE de Enfermería. La Consejería de Sanidad les ha escuchado y no va a recurrir la decisión judicial. ¿Os reconforta en algo esta decisión? Por otra parte, UGT sí que va a tomar medidas legales, ¿por qué no ha habido una posición común frente a la Consejería?

La decisión de la Consejería sí que nos ha reconfortado, pero el hecho de que UGT haya decidido recurrir, nos da pie a pensar que tienen algún tipo de pacto con la Administración. El famoso pacto social que hay en Castilla y León  entre Consejería y sindicatos nos hace muchas veces dudar sobre quién manda. Lo único indudable es que ese recurso va a mantener la inseguridad de la profesión durante otros cuatro años más. Las plazas están ahí, no se van a perder, es mejor acabar con el proceso cuanto antes y convocarlo de nuevo. Por eso no entendemos la insistencia de UGT.

Ha definido muchas veces el modelo sanitario como ‘médico centrista’. ¿Esto no le crea demasiadas antipatías en el círculo sanitario?

Yo pienso que no porque es verdad, estoy convencido de que el sistema funciona así.  He viajado por todo el mundo y he visto modelos basados en el paciente como núcleo del sistema, y eso no es quitarle protagonismo al médico, sino ponerle en su situación real. Es un sistema que poco a poco tiene que abrirse camino.

Escaja cree que quien tiene que dirigir un hospital tiene que ser alguien que sepa hacerlo.
Existe un decreto en Castilla y León que prohíbe a un enfermero dirigir un departamento donde haya un médico. ¿Realmente sería bueno para la profesión tener esa faceta gestora?

No hay que ponerle puertas al campo, tiene que dirigir el que mejor gestione. Estamos consiguiendo que a los médicos que no les guste la gestión se dediquen a ello y hay enfermeros con competencias suficientes en gestión que podrían hacerlo muy bien. ¿Por qué prohibírselo?

En Reino Unido hay en torno a 80 enfermeros de Castilla y León trabajando. ¿Os habéis comunicado con vuestros colegiados para informarles sobre las consecuencias del Brexit?

No, no hemos mandado ninguna circular, pero sí hemos recibo alguna pregunta. Estoy seguro que no hay peligro para los enfermeros españoles porque la concepción que se tiene de ellos profesionalmente es espectacular. Es tal la necesidad de recursos humanos que tiene Reino Unido que no creo que peligre ningún puesto de trabajo.