Redacción Médica
17 de julio de 2018 | Actualizado: Martes a las 18:45
Autonomías > Baleares

Son Espases registra el primer caso español de intoxicación por burundanga

Ocurrió en primavera y su presencia no se encontró con el protocolo de sumisión química

El Hospital de Son Espases, en Palma de Mallorca.
Son Espases registra el primer caso español de intoxicación por burundanga
Redacción
Martes, 20 de septiembre de 2016, a las 20:30
El Hospital Universitario de Son Espases de Palma de Mallorca ha registrado el primer caso de de intoxicación por burundanga (cuyo nombre científico es el de escopolamina) confirmado, según ha revela un artículo del diario ‘El País’.
 
Sucedió en primavera de este año, cuando una mujer de 36 años acudió a urgencias del centro, “obnubilada y confusa, con discurso incoherente, pupilas midriáticas [muy dilatadas], visión borrosa e inestabilidad de la marcha”.  Según indica el periódico del Grupo Prisa, “en los análisis de la orina de la paciente no había rastro de drogas incluidas en el protocolo de sumisión química como atropina, hiosciamina, GHB [éxtasis líquido], ketamina, metoxetamina, alpha-PVP,metilona, mefedrona, MDPV y para-metoxi-metanfetamina. Pero pruebas como la cromatografía de gases acoplada a espectrometría de masas sí dieron positivo para escopolamina. A la paciente se le ofreció la posibilidad de realizar un análisis de pelo para conocer una posible administración repetida, pero lo rechazó”.
 
“No tenemos constancia de ningún otro caso como este en la literatura científica”, explica a Bernardino Barceló, jefe de la Unidad de toxicología de Son Espases. La detección, posible gracias a la técnica especial de espectrometría, que es “cara, requiere profesionales formados” y no está disponible “en la práctica totalidad de hospitales de España”, explica. Este tipo de herramienta  permite separar, identificar y cuantificar los componentes volátiles y semivolátiles de mezclas complejas.
 
Las sospechas quedaron confirmadas cuando “la paciente volvió a un chequeo al hospital e informó que su ex-marido había reconocido a la Policía haberle suministrado escopolamina a escondidas que había comprado por internet”.