Redacción Médica
20 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 11:00
Autonomías > Baleares

Los pacientes podrán 'descartar' a los médicos que no hablan catalán

El Plan de Política Lingüística quiere reforzar el derecho a utilizar esta lengua en el ámbito asistencial y sanitario

La presidenta de Baleares, Francina Armengol.
Los pacientes podrán 'descartar' a los médicos que no hablan catalán
Redacción
Martes, 12 de julio de 2016, a las 15:30
El Consejo Social de la Lengua Catalana acaba de aprobar un plan quinquenal para fomentar el uso del catalán, el llamado Plan de Política Lingüística 2016-2021, que no es otra cosa que 136 medidas para 'invitar’ a empresas y particulares a utilizar esta lengua. De esta manera el gobierno de Francina Armengol quiere fomentar el uso del catalán en todos los ámbitos de la comunidad, tanto en las administraciones públicas como en el sector privado, y esto incluye también a la sanidad.

En concreto, una de las cinco líneas marcadas como prioritarias dentro del documento pretende reforzar, “el derecho de utilizar el catalán en el ámbito asistencial y sanitario”.  Esta proposición se concreta en varios puntos y el primero de ellos es el derecho por parte de los pacientes a ser atendido oralmente en catalán por el personal sanitario y por los servicios administrativos de cada centro.

Además, tendrán derecho a recibir en esta lengua cualquier comunicación escrita - volantes, recetas, citas, resultados de pruebas médicas - y a ser también atendidos por personal competente en lengua catalana en centros asistenciales, como residencias de ancianos, centros de acogida. Por último, el texto recoge también el derecho de ampararse en  las administraciones competentes cuando se produzca alguna vulneración.

Para justificarlo, el Plan de Política Lingúistica asegura que “una  gran parte del personal de las instituciones sanitarias no dispone de la titulación ni los conocimientos adecuados para garantizar que los ciudadanos puedan ser atendidos en lengua catalana”. Los motivos son varios, pero uno de los factores principales es que buena parte de este personal “proviene de fuera de la comunidad lingüística catalana”.

Por todo ello, propone para el personal sanitario “una oferta de cursos, centros de autoaprendizaje, materiales y otras herramientas de formación lingüística adaptada a las necesidades de cada colectivo”. Se crearán en los hospitales de Son Espases, Son Llàtzer, Inca, Manacor, Can Misses, Mateu Orfila y Formentera,  “puntos de asesoramiento para el aprendizaje donde los profesionales pueden mejorar sus conocimientos del catalán.  También se creará una guía de conversación para usar en las consultas.

También se pretende la firma de los colegios oficiales de médicos, enfermeros, psicólogos, farmacéuticos, dentistas y fisioterapetuas de las islas para promover esta lengua. Por último, el documento quiere incluir en el proceso de asignación de facultativos un criterio de opción lingüística que permita al usuario elegir (o manifestar una preferencia) por un profesional de acuerdo con la disponibilidad lingüística del mismo.

Oficinas de farmacia y sector privado

El documento resalta que cualquier persona puede ser informada en lengua catalana cuando adquieren productos farmacéuticos. En este sentido, se prevé la firma de un convenio de colaboración con el Colegio Oficial de Farmacéuticos de las Islas Baleares (COIB) para impulsar la rotulación de las oficinas de farmacia y la edición de la documentación  en  lengua catalana. Desde el COIB aseguran que se trata de un documento técnico, de trabajo y que aún tiene que definirse su aplicación. “Nos adaptaremos a la normativa, pero el idioma nunca ha supuesto un problema en las farmacias, pues se habla castellano y catalán indistintamente”.

Asimismo, plantea suscribir acuerdos de la mano de Cataluña y la Comunidad Valenciana con las empresas farmacéuticas para usen el catalán en los envases y prospectos de los medicamentos.

En el sector privado, se aboga por establecer convenios con clínicas y empresas de servicios de ambulancia para promover el uso del catalán en sus ámbitos. Para ello, pretenden incluir una cláusula que el servicio garantiza esta posibilidad lingüística.