Redacción Médica
20 de octubre de 2018 | Actualizado: Sábado a las 19:55
Autonomías > Baleares

Fuster confirma deficiencias en el aislamiento del Hospital Can Misses

El problema en las estructuras del centro ha provocado la aparición de moscas en los quirófanos

Juli Fuster, director general del IB Salut.
Fuster confirma deficiencias en el aislamiento del Hospital Can Misses
Redacción
Miércoles, 13 de junio de 2018, a las 18:30
El director general del Servicio de Salud (IbSalut), Juli Fuster, ha confirmado el hallazgo de deficiencias en el aislamiento de los conductos de ventilación del Hospital Can Misses, así como en el exterior del edificio, que han dado lugar a la aparición de moscas en los quirófanos.

En esta línea, Fuster ha asegurado que no es una "labor fácil" encontrar el origen de la presencia de moscas en el hospital porque hay que "desmontar estructuras existentes", como dobles techos. "Se han tenido que hacer catas, cosa que no se tuvo que hacer en 2017 porque el problema se detectó en el forjado del suelo", ha declarado Fuster, quien ha reconocido que en un hospital "tan reciente" no podían imaginar problemas de estanqueidad en las partes altas.

"La buena noticia es que ya se ha procedido a solucionar estas deficiencias" y los trabajos que están a punto de concluir. Asimismo, Fuster ha celebrado en Ibiza diversas reuniones con responsables de los servicios quirúrgicos y los comités de gestión del cierre de quirófanos.

El director general también ha pedido disculpas a los pacientes y profesionales "que han visto alterada su dinámica de trabajo". La prioridad, ha dicho, es que los pacientes puedan ser intervenidos en Can Misses.

Actuaciones para eliminar las deficiencias

Los técnicos de Salud deberán revisar los trabajos realizados hasta el momento y volverán a cambiarse los filtros de ventilación, instalados desde abril "para evitar la presencia de cualquier larva". Así se podrá a proceder a los análisis microbiológicos de los quirófanos y, si las pruebas son pertinentes, seis quirófanos podrán reabrir la próxima semana.

En una segunda fase, estos quirófanos serán sellados con escayola y se estudiarán posibles deficiencias en la zona donde ahora se opera de urgencia, así como en el área de cirugía ambulatoria, aunque allí no se encontraron insectos. Para esta fase, el tiempo estimado de los trabajos es una semana.

Además, se llevará a cabo la ampliación de vestuarios a petición de los profesionales y se impulsarán cambios "mejorables" en las circulaciones de estos sanitarios, aunque ello no afectará a la actividad en los quirófanos. En una cuarta fase, se mejorará el exterior del edificio para eliminar la estanqueidad detectada en algunas partes.