Redacción Médica
20 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 16:50
Autonomías > Asturias

La oposición se une para acusar a Sanidad de ocultar las listas de espera

El Pleno de la Junta General aprueba el dictamen de la Comisión de Investigación en el único voto en contra del PSOE

Francisco del Busto, consejero de Sanidad, en la Junta General.
La oposición se une para acusar a Sanidad de ocultar las listas de espera
Redacción
Viernes, 03 de noviembre de 2017, a las 12:30
Todos los grupos parlamentarios de la oposición en la Junta General del Principado de Asturias (PP, Podemos, IU, Foro y Ciudadanos) han sumado sus votos este viernes en sesión plenaria y han aprobado las conclusiones del dictamen de la Comisión de Investigación sobre listas de espera en la sanidad asturiana.
 
El documento culpa de la no publicación de las listas de espera para consultas y pruebas diagnósticas entre junio de 2014 y septiembre de 2015 a los responsables sanitarios asturianos de aquel momento. El PSOE, partido que sustenta al Gobierno, ha votado en contra tras haber emitido un voto particular.
 
Faustino Blanco y Tácito Suárez, señalados
 
El dictamen señala como responsables políticos de lo ocurrido al exconsejero de Sanidad del Gobierno asturiano, Faustino Blanco, y al exgerente del Servicio de Salud del Principado de Asturias (Sespa), Tácito Suárez.
 
Concluye la oposición que la interrupción en la transparencia en materia de listas de espera "fue producto de una decisión de los servicios centrales de la Administración sanitaria, cuyos máximos responsables políticos en ese momento eran Faustino Blanco y Tácito Suárez, y que las razones no fueron motivos técnicos como argumentaron, sino simple y llanamente la inconveniencia política de publicar unos datos que no eran favorables al Consejo de Gobierno".
 
Responsabilidad política
 
El informe señala además responsabilidades en los actuales máximos dirigentes del Principado, el actual consejero de Sanidad, Francisco del Busto, y el gerente del Sespa, José Ramón Riera. El dictamen da por constatado que "el incumplimiento en materia de transparencia de la normativa vigente es sostenido a lo largo del tiempo, abarcando desde la puesta en marcha del portal de transparencia de Astursalud hasta la legislatura presente".
 
La responsabilidad de esos "incumplimientos e irregularidades" corresponde a Del Busto y Riera, afirman en el documento aprobado. "La responsabilidad política recae sobre ellos en tanto no pongan solución a lo que aquí se plantea", afirma el dictamen.
 
La transparencia, llave de los Presupuestos
 

Por parte de Podemos, Andrés Fernández Vilanova, portavoz de Sanidad, fue muy crítico con el Gobierno asturiano. "Hoy se confirma que teníamos razón", ha dicho, dirigiéndose a las filas socialistas para añadir que "a partir de hoy, la negación, la trampa y la inercia ya no valen". Ha anunciado que la mejora en la transparencia va a formar parte de sus peticiones en la negociación para los presupuestos regionales para 2018.
 
Por parte de Foro Asturias, Carmen Fernández, ha acusado al PSOE de llevar al "caos" al sistema sanitario asturiano y de no publicar los datos para "tapar" esa situación. Ha criticado la gestión de Faustino Blanco. "Este dictamen es una enmienda a cinco años de gestión sanitaria socialista", ha añadido. El PP ha justificado la necesidad de exigir responsabilidades políticas ante el "apagón informativo" que se produjo y la "soberbia" con la que actuó Blanco.
 
Mientras, Armando Fernández Bartolomé (Ciudadanos), ha argumentado que la estrategia del PSOE en esta materia ha sido equivocada, al haberse conformado con una actitud "negacionista" cuando el problema es real.
 
Problemas técnicos
 
Cuando se sometió a votación en el pleno el documento, fueron 31 votos a favor y 14, los del PSOE, los sufragios en contra. El voto particular de los socialistas, rechazado, negaba incumplimientos por parte de la sanidad asturiana en el periodo investigado, porque no existen normas que impongan la obligación de publicar de unos datos en una periodicidad concreta. Fueron problemas técnicos, añadían los socialistas, los que obligaron a no publicar los datos.