16 nov 2018 | Actualizado: 12:40

La objeción de conciencia no detuvo ningún aborto en la sanidad aragonesa

El consejero de Sanidad ha aclarado que ningún facultativo se ha acogido a la misma para no realizar esta práctica

Sebastián Celaya, consejero de Sanidad.
La objeción de conciencia no detuvo ningún aborto en la sanidad aragonesa
lun 27 noviembre 2017. 10.00H
Redacción
La Consejería de Sanidad ha anunciado que ningún médico de Aragón se ha acogido a la objeción de conciencia para negarse a practicar abortos en la región. Este tipo de intervenciones solamente se realizan en el sistema público cuando la vida de la madre corre riesgo o cuando el feto tiene malformaciones.

Así lo ha destacado el consejero de Sanidad, Sebastián Celaya, ante una pregunta formulada por Podemos en una sesión parlamentaria. A pesar de que más del 80 por ciento de los casos se practican en clínicas concertadas o privadas, el titular del Departamento que “esta decisión se basa en la baja complejidad de las intervenciones y en garantizar la respuesta más rápida posible”.

Los profesionales de la sanidad pública tienen el derecho a ejercer la objeción de conciencia para negarse a practicar una interrupción voluntaria del embarazo, alegando motivos éticos o religiosos. El facultativo que se acoge a este punto debe manifestar la negativa anticipadamente y por escrito, un supuesto que no ha tenido lugar en la región, según la Consejería de Sanidad.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.