Redacción Médica
17 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 20:10
Autonomías > Aragón

Aragón y Comunidad Valenciana retoman la atención sanitaria entre regiones

Llevaban sin firmar un acuerdo similar desde 2011, cuando caducó el anterior convenio

Carmen Montón y Sebastián Celaya, consejeros de Sanidad de Comunidad Valenciana y Aragón, firman el convenio.
Aragón y Comunidad Valenciana retoman la atención sanitaria entre regiones
Redacción
Lunes, 14 de noviembre de 2016, a las 16:20
La Consejería de Sanidad Universal y Salud Pública de la Generalitat Valenciana y el Departamento de Sanidad del Gobierno de Aragón han firmado este lunes el convenio de colaboración para la atención sanitaria de las zonas limítrofes de ambas comunidades, de modo que puedan beneficiarse de la asistencia sanitaria integral en los centros más cercanos y accesibles desde su domicilio, con independencia de la comunidad autónoma en la que residan. El convenio ha sido suscrito en Valencia por el consejero de Sanidad, Sebastián Celaya, y por su homóloga valenciana Carmen Montón, y beneficiará a más de 11.000 ciudadanos de ambas comunidades. Además este retoma la relación sanitaria entre ambas regiones, que llevaban sin firman un convenio desde 2011, cuando caducó el anterior. A eso se suma un intento de acuerdo en 2013 que no llegó a hacerse efectivo.

El acuerdo es de aplicación en las zonas geográficas limítrofes de ambas comunidades correspondientes a las zonas básicas de salud de Cantavieja, Mosqueruela, Mora de Rubielos, Sarrión y Valderrobres, en el sector sanitario de Teruel, con 8.574 tarjetas sanitarias; y las zonas básicas de salud de Ademuz, Titaguas, Forcall y Morella de Valencia, con 2.460 TIS.

En AP y Especializada

El convenio establece que los ciudadanos de estas zonas podrán ser atendidos en Atención Primaria por profesionales sanitarios pertenecientes a los servicios de salud de ambas comunidades. De igual modo, en Atención Especializada, la asistencia se realizará en los centros hospitalarios de referencia más cercanos, independientemente de la comunidad a la que pertenezcan y siempre con la aceptación del paciente. Además, el transporte sanitario no urgente será garantizado preferentemente por comunidad de origen del paciente, pero en caso de dificultad la prestación se garantizará indistintamente.

Asimismo, las recetas se dispensarán en el centro sanitario donde sea atendido el paciente y, en el caso de los fármacos de dispensación hospitalaria, el coste se facturará a la comunidad origen del paciente o bien, preferentemente, se compensará por reposición. El convenio también regula que, en el caso de las urgencias y emergencias sanitarias, se movilicen los recursos más adecuados al tipo de incidente y disponibles en cada momento. Para velar por el cumplimiento del convenio se crea una comisión de seguimiento y control compuesta por seis miembros, tres de cada comunidad, que debe reunirse una vez al año.