Redacción Médica
21 de septiembre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 18:00
Autonomías > Andalucía

Una agresión en un hospital de Melilla acaba en intervención policial

Dos celadores y dos guardias de seguridad fueron agredidos por pacientes de una Unidad Psiquiátrica

Exteriores del Hospital Comarcal de Melilla.
Una agresión en un hospital de Melilla acaba en intervención policial
Redacción
Martes, 04 de abril de 2017, a las 13:50
Un incidente protagonizado por cuatro pacientes de la Unidad de Psiquiatría del Hospital Comarcal de Melilla se ha saldado con la agresión a dos celadores y dos guardias de seguridad, uno de ellos con lesiones, según ha informado un portavoz del Instituto de Gestión Sanitaria (Ingesa) y que necesitaron la presencia de la Policía Nacional para restablecer la calma. 

Los hechos ocurrieron pasadas las 22:00 horas de este lunes, tras el cambio de turno del personal, cuando cuatro varones ingresados en la Unidad de Psiquiatría del Hospital Comarcal, "se mostraron agitados y salieron al pasillo de la planta".

Así ha asegurado que en "unos momentos se activó el protocolo establecido para este tipo de situación y entraron en el lugar como refuerzo de personal dos celadores y dos guardas de seguridad". El personal intentó que los pacientes volvieran a sus habitaciones mientras que se llamó al psiquiatra de guardia.

Mientras tanto, "los pacientes se pusieron violentos y se les intentó llevar a otra habitación con más capacidad", según ha añadido la citada fuente, que ha explicado que "uno de los pacientes agredió a un celador".

Desde el hospital se llamó a la Policía Nacional que envió una dotación al centro hospitalario en rápida respuesta. Tras personarse el psiquiatra en la Unidad, acompañar a los pacientes a sus habitaciones y proceder a calmarlos, "a las doce de la noche se había restablecido la calma en el centro sanitario", ha subrayado.

El portavoz del Ingesa ha indicado que "después del regreso de los pacientes a sus habitaciones se ha reforzado el servicio con más personal en la unidad". No obstante, ha aseverado que "el refuerzo se instauró desde el principio de la semana pasada, debido a la alta ocupación (algunos de los pacientes por internamiento involuntario por orden judicial)" y el lunes estaba en activo".

El Ingesa ha lamentado lo ocurrido y ha señalado que mantiene el refuerzo de personal de la unidad, conformado por una enfermera, dos auxiliares, un celador y un guarda de seguridad. Además, ha agradecido la rápida actuación tanto del personal del Hospital Comarcal como de la Policía Nacional.