24 de junio de 2017 | Actualizado: Viernes a las 21:30
Autonomías > Andalucía

Un paciente y su esposa le rompen las gafas de una bofetada a una médico

Además un enfermero y un celador conductor fueron agredidos en un Centro de Salud de Granada

Concentración en repulsa de las agresiones sufridas por profesionales sanitarios en Granada, en una imagen de archivo.
Un paciente y su esposa le rompen las gafas de una bofetada a una médico
Redacción
Lunes, 01 de mayo de 2017, a las 16:00
Una médico, un enfermero y un celador conductor fueron agredidos por un paciente y su esposa cuando acudieron al centro de salud de Guadahortuna (Granada) para que él fuera curado de una herida en la mano, según ha denunciado el Sindicato Andaluz de Celadores Conductores.

En repulsa a estas nuevas agresiones, trabajadores del consultorio, y representantes de la junta de personal y de la dirección del distrito sanitario Granada-Metropolitano está previsto que asistan a una concentración convocada a las puertas del citado centro de salud el próximo martes 2 de mayo.

Los hechos sucedieron sobre las 15,00 horas del pasado 8 de abril, cuando el paciente accedió, acompañado por su esposa, al consultorio de Guadahortuna con una herida en una mano. Según ha informado este sindicato andaluz de personal de gestión y servicios y técnicos de emergencias sanitarias, este hombre agredió a la doctora, a la que acorraló y exigió, "con frases muy duras", que "lo curara inmediatamente hasta propinarle una bofetada que le rompió las gafas".

Arrebató además el teléfono fijo con el que la médico intentaba alertar a la Guardia Civil, tras lo que amenazó a un enfermero diciéndole que "lo iba a matar". También intervino la mujer del paciente, que arrebató el móvil a la doctora cuando ella quiso utilizarlo para hacer la correspondiente llamada pidiendo ayuda.

La doctora dijo que llegó a temer por su vida y que la alteración emocional que le provocó la agresión le impidió seguir pasando consulta en este consultorio, donde se atiende además a la población de los municipios vecinos de Montejícar, Gobernador y Torrecardela. Agentes de la Guardia Civil detuvieron después a los supuestos agresores, que ese mismo día pasaron a disposición judicial.

A través del correo interno se ha dado parte a la unidad de riesgos laborales del distrito sanitario Granada-Metropolitano, que ha tomado "todas las medidas legales que se derivan de la aplicación del protocolo en caso de agresión", según la información facilitada por el sindicato que ha señalado que es necesario "poner todos los medios necesarios para la concienciación de los usuarios del sistema sanitario" y "el buen uso de los medios que el SAS pone a su disposición".

"No es de recibo, el mal trato físico y/o verbal que deben de soportar de forma tan frecuente los trabajadores", añade el comunicado que concluye incidiendo en que "la agresión nunca es la solución" y pidiendo "tolerancia cero" contra estas actitudes.