Semillas radioactivas para el cáncer de tiroides en el Virgen Macarena

Un equipo multidisciplinar del Hospital Virgen Macarena introduce esta importante novedad en la cirugía del tiroides

Una cirujana durante una intervención quirúrgica.
Semillas radioactivas para el cáncer de tiroides en el Virgen Macarena
mié 21 octubre 2020. 16.55H
Un equipo multidisciplinar del Hospital Universitario Virgen de Macarena ha realizado una importante innovación en la cirugía del cáncer diferenciado de tiroides. Profesionales de los servicios de Endocrinología, Cirugía, Radiofísica y Medicina Nuclear han elaborado un protocolo para la utilización de una nueva técnica con semillas radioactivas.

Aprovechando la experiencia en la utilización de semillas de 125-I en las cirugías de cáncer de mama, este equipo del Virgen Macarena ha logrado intervenir con éxito a 14 pacientes. La especialista en Medicina Nuclear, Teresa Cambil, explica que este protocolo “se elaboró normalizado de trabajo para el marcaje y extirpación de estas lesiones mediante colocación de una semilla radiactiva de I-125, RSL (Radiactive Seed Localization), y valoramos las ventajas con respecto a la cirugía tradicional. La semilla es un marcador de muy pequeño tamaño (4mm), compuesto de titanio, que en su interior contiene 125-I, un isotopo radioactivo con una vida media de 60 días”.

Reducir posibles problemas adversos


Una nueva forma de abordar este tipo de cáncer endocrino, el sexto más frecuente en mujeres, y el primero entre mujeres de 20 y 34 años. La implantación de estas semillas marcadas con I-125 proporciona una ventaja sobre la cirugía convencional, pues reduce de forma considerable la posible aparición de efectos secundarios como parálisis vocal, hipoparatiroidismo transitorio o definitivo, y otros que pueden derivar en lesiones en la tráquea, esófago o vasos sanguíneos.

“Aunque estos tumores suelen ser poco agresivos”, explica Tomas Martín, responsable de la sección de UPRA de patología tiroidea intervencionista del Servicio de Endocrinología, “con metástasis a distancia raras y una supervivencia elevada con el tratamiento adecuado, más del 90% a los 10 años, sin embargo, en algunos pacientes el riesgo de recidivas o incluso de muerte por esta enfermedad puede ser mayor debido a que es relativamente frecuente (20-50%) que los pacientes presenten durante su seguimiento afectación de los ganglios linfáticos del cuello, especialmente en personas jóvenes”.

Una técnica muy satisfactoria


En cuanto a las sensaciones del equipo médico tras las primeras intervenciones, los resultados de la encuesta que realizaron los cirujanos muestran, según Teresa Cambil, que “esta técnica fue muy satisfactoria en el 100% de las intervenciones, ofreciéndole a estos, la seguridad de que las lesiones sospechosas quedan extirpadas, con bajo consumo de tiempo y tranquilidad frente a la posibilidad de crear yatrogenia sobre todo en aquellos pacientes que ya tenían lesiones en el nervio recurrente debido a las intervenciones previas”. 

Los cirujanos consideraron esta cirugía en un 90% de las ocasiones, más ventajosa que la tradicional, ratifica Cambil: “Debido al éxito de esta técnica que ofrece seguridad y confianza a nuestros cirujanos, afirma Cambil, en nuestro hospital se están realizando cirugías en pacientes complejos que, en otros momentos, dado el riesgo de posibles complicaciones, se hubieran desestimado. En la actualidad, hemos incluido esta técnica como de uso clínico rutinario en aquellos casos que esté indicada su utilización”.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.