Redacción Médica
21 de septiembre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 18:00
Autonomías > Andalucía

Los trastornos depresivos son un factor clave de distorsión en Primaria

Un 10 por ciento de la población andaluza sufrirá un cuadro depresivo a lo largo de su vida, según el estudio Screen

Miquel Roca, presidente de la Fundación Española de Psiquiatría y Salud Mental.
Los trastornos depresivos son un factor clave de distorsión en Primaria
Redacción
Lunes, 27 de junio de 2016, a las 13:50
A pesar de su alta recurrencia y cronificación de la depresión, la recuperación del paciente es posible y por ello, resulta crucial un diagnóstico temprano que permita instaurar el tratamiento. Según Miquel Roca, presidente de la Fundación Española de Psiquiatría y Salud Mental, “los trastornos depresivos constituyen un importantísimo factor de distorsión en las consultas de Atención Primaria: dificultad para el diagnóstico, síntomas en ocasiones más físicos que psicológicos o la estigmatización que rodea a las enfermedades mentales contribuyen de manera decisiva a esta situación y a carencias o retrasos diagnósticos y terapéuticos".

Roca ha querido rescatar diferentes trabajos publicados que “cifran en un 50% los trastornos depresivos que no reciben tratamiento o el inadecuado (psicofármacos o psicoterapia o combinación). En estudios españoles como el estudio Screen los trastornos mentales de alta prevalencia, como los trastornos depresivos o los de ansiedad, se encontrarían en cerca del 20% de los pacientes atendidos en Atención Primaria”.

La depresión es un gravísimo problema de salud pública, según Roca, que debe situarse en primer plano por su alta prevalencia, su impacto individual, familiar, laboral, social y económico. Sus repercusiones son gravísimas, la más grave de todas ellas es obviamente el suicidio”, ha asegurado

Como explica Luis Gutiérrez Rojas, médico psiquiatra del Hospital Universitario San Cecilio de Granada, “Andalucía no se diferencia especialmente en cuanto a las tasas de prevalencia de la enfermedad. Aproximadamente un 10% de la población sufrirá un cuadro depresivo a lo largo de la vida y las cifras de incidencia están en torno al 5%. Quizá en nuestra comunidad autónoma haya un carácter social más extrovertido y alegre con menos dificultad para la expresión emocional y también hay una fuerte red familiar y social, de tal forma que el paciente suele recibir un buen apoyo con más frecuencia. Estas circunstancias son imprescindibles si queremos que el paciente se recupere”.

Esta enfermedad cuenta todavía con una elevada tasa de infradiagnóstico -en torno al 50% según estudios internacionales- y, por tanto, muchos pacientes no están tratados adecuadamente, lo que contrasta con el hecho de que el consumo de antidepresivos se haya triplicado en los últimos diez años en nuestro país.