Redacción Médica
23 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:00
Autonomías > Andalucía

La melatonina revierte la degeneración en peces con párkinson

La Universidad de Granada demuestra el parecido de la evolución de la enfermedad en los peces cebra y en los humanos

El autor principal de la investigación, Darío Acuña.
La melatonina revierte la degeneración en peces con párkinson
Redacción
Martes, 13 de diciembre de 2016, a las 13:30
La melatonina ayuda a recuperar la capacidad para realizar movimientos complejos y coordinados a los enfermos de párkinson y revierte sus procesos degenerativos, según ha demostrado un grupo de científicos de la Universidad de Granada a través de un estudio con peces cebra.

El cerebro de los peces cebra contiene los mismos genes que el de los humanos y tiene una “vía dopaminérgica” muy bien caracterizada, por lo que los genes alterados por la enfermedad son los mismos y tienen idénticas funciones, destaca la institución académica en un comunicado.

En el estudio se ha investigado el desarrollo de los procesos de muerte neuronal dopaminérgica, neuroinflamación y fracaso mitocondrial - las tres principales alteraciones fisiopatológicas del párkinson- desde la obtención de los huevos de los peces cebra hasta los cinco días de vida de los mismos y se ha demostrado el parecido de la evolución del párkinson en esos animales y en los humanos. 

En ese sentido, el tratamiento con melatonina aplicado a los peces del modelo experimental fue capaz de recuperar la función dopaminérgica normal de los mismos. Además, se comprobó que el daño mitocondrial en los embriones también se restauraba totalmente con la melatonina y que el mecanismo de acción de dicha hormona dependía de "la normalización de la expresión de una serie de genes” que regulan la mitocondria, que en el caso de la enfermedad del rkinson “están alterados y su expresión, inhibida", dice el texto.

"Estos resultados refuerzan la gran utilidad clínica de la melatonina en la enfermedad del párkinson, ya que cuando llega un paciente a la consulta con esta enfermedad ya ha habido un daño dopaminérgico importante", apunta el director del estudio, Darío Acuña. 

"La importancia de estas medidas es que se hicieron en el animal vivo mediante un equipo de respiración mitocondrial Seahorse también adquirido por medio de una ayuda de infraestructura de la Junta de Andalucía, lo que da mucho más valor a los resultados", añade el investigador.